IV Domingo de Adviento (B)

IV DOMINGO DE ADVIENTO

CICLO B

2014

2Sam 7,1-5.8b-12.14a.16 / Salmo Responsorial: 88 / Rom 16,25-27 // Lc 1,26-38


MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos sean a la celebración de la acción de gracias. En este cuarto domingo del Adviento sentimos y sabemos cerca la Navidad. Las lecturas de hoy nos presentan esta certeza, pero ¿la vamos haciendo carne en nuestro diario vivir? ¿Es nuestro corazón un pesebre donde resplandece la gloria de Dios?

En compañía de María, la esclava del Señor, quien abrió sus entrañas y corazón a su acción, celebremos esta eucaristía pidiendo el don de la coherencia con nuestra fe.

Celebremos.

 

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Sobre la realeza de David reposaba la esperanza de Israel, una esperanza que busca el cumplimiento de las antiguas promesas, del ansia de liberación. San Pablo nos advierte que con Cristo esta promesa está cumplida. Seremos libres en Cristo en la medida que reconozcamos como él es la palabra, la revelación del misterio de Dios que se ha hecho carne en María, en el alma obediente y contemplativa de este misterio.

Escuchemos atentos.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES

PRESIDENTE: Hermanos, presentemos al Dios de nuestras promesas las plegarias que se siembran en nuestro corazón. Digámole:

            Ven, Señor Jesús.

  1. Yo estaré contigo en todas tus empresas, que tu Iglesia sea asistida por tu presencia para que no cese de anunciar al mundo la Buena Nueva de tu Encarnación, de la justicia y de la paz.
  2. Yo te saqué de los apriscos, de andar tras las ovejas, para que fueras jefe de mi pueblo Israel. Te pedimos, Señor, por los dirigentes de las naciones, para que depongan sus intereses particulares y busquen con sinceridad tu rostro.
  3. Te pedimos por los que sufren a causa del pecado, de la soledad, por la indiferencia, por el desempleo, para que en este tiempo de salvación reconozcan tu auxilio y puedan clamar con el salmista: anunciaré tu fidelidad por todas las edades.
  4. Por los que estamos aquí reunidos para que, a ejemplo de María, sepamos disponernos para la venida del Señor y él nos encuentre fieles a la tarea que nos ha encomendado con nuestra vocación.

Se pueden añadir otras intenciones particulares.

PRESIDENTE: Te suplicamos que aceptes, Señor, estas oraciones que hoy te dirigimos. Ven y visita nuestro corazón para que en ti hallemos sosiego. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

 

MONICIÓN AL OFERTORIO

Confiados en la palabra del Señor: “Sellé una alianza con mi elegido”, ofrezcamos los donde de nuestra vida, para fortalecer este pacto de amor con nuestro Dios.

 

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

El Hijo de María, Virgen; el vástago de David; el esperado de las naciones, está aquí presente. Él se hace cercano, comprende lo que somos y quiere elevarnos a su dignidad. Que esta comunión sea una ocasión más para fortalecer nuestra alianza de amor con Dios.

Pasemos a comulgar.

===========================================

Puede descargar el archivo imprimible IV DOMINGO DE ADVIENTO

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “IV Domingo de Adviento (B)

  1. Bertha Saldarriaga A.

    Hermosas moniciones, muchas gracias hermanos por compartir este don hermoso que el Señor les ha concedido
    .

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: