IV Domingo del Tiempo Ordinario (B)

IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

duccio expulsion del demonio

Dt 18, 15-20 / Sal 94 / 1Co 7, 32-35 // Mc 1, 21-28

«Si hoy escuchas las voz del Señor, no endurezcas el corazón» Sal 94

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos sean bienvenidos a esta celebración eucarística en el IV Domingo del tiempo Ordinario.

Hoy en la oración colecta le pedimos a Dios nos conceda el mayor mandamiento de Cristo: amar. Él con autoridad nos ha dejado esta ley como señal de nuestra adhesión a él; por eso hoy, al actualizar el misterio de la fe, el sacrificio y la cena del Señor, debemos renovar las bases de nuestra fe. Que al escuchar la Palabra, al comulgar con Cristo y los hermanos, hagamos fructífera nuestra búsqueda de Dios.

Celebremos esta acción de gracias.

 

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Hermanos.

En Cristo se cumplen las promesas del Antiguo Testamento, como lo es la que escucharemos hoy del libro del Deuteronomio. Él es el profeta revestido de autoridad, autoridad reconocida por los mismos demonios según el evangelio de san Marcos. ¿En qué acciones damos credibilidad a esta autoridad ante los demás? Esta es la pregunta que resuena en nuestro corazón y en la primera carta a los Corintios que nos será dada. Por eso, con el salmista nos decimos: Si hoy escuchas la voz del Señor, no endurezcas el corazón.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Señor, danos vida con tu Palabra.

1) Pondré mis palabras en su boca, y les dirá lo que yo le mande. Oremos por la Iglesia, para que en espíritu de oración, comunión y servicio, dé testimonio de la autoridad de Cristo sobre la historia y el mal que nos impide ser amigos.

2) Porque Él es nuestro Dios y nosotros su pueblo. Pidamos por nuestro país, para que movido por el Espíritu de Dios, no cierre su corazón y sus ideales al plan de justicia y salvación de Dios.

3) El soltero se preocupa de los asuntos del Señor. Oremos por las personas que han decidido entregar su existencia en la vida consagrada; para que contemplen y anuncien con decisión que Cristo es el Señor, y construyan la Iglesia con la alegría del Evangelio y la fidelidad a sus carismas.

4) Sé quién eres: el Santo de Dios. Que nuestra comunidad, nuestra parroquia, reconozca tu presencia en medio de nosotros y sea reflejo de tu santidad ante el mundo, Señor.

MONICIÓN AL OFERTORIO

En este momento, cuando los ministros disponen el altar, pongamos en Él todo lo que somos, todo lo que anhelamos, todo lo que sembramos. Ofrezcamos a todos los religiosos que se disponen a celebrar la jornada mundial de la vida consagrada, para que en este año dedicado a ellos, sean transformados por la fuerza del Espíritu del Señor y su santa operación.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Si hoy escuchaste la voz del Señor, no endurezcas el corazón. Con fe, recibamos a Cristo.

==================================

Descargue la versión imprimible de estas moniciones 04 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

==================================

Liturgia de las Horas: Domingo IV Semana

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: