VI Domingo del Tiempo Ordinario (B)

VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Lv 13,1-2.44-46 / Salmo 31 / 1Co 10,31-11,1 // Mc 1,40-45

«No sean motivo de escándalo para nadie» (1 Co 10, 31 a)

«Sigan mi ejemplo como yo sigo el de Cristo» (1Co 11, 1)

 

GAUGUIN, Paul. Self-Portrait with Yellow Christ (1889). Oil on canvas, 38 x 46 cm. Musée Maurice Denis, Saint-Germain-en-Laye

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos, sean bienvenidos al banquete del Señor.

Celebremos con fe el día en que Cristo venció la muerte para darnos vida. De esta verdad debe brotar nuestro anhelo de ofrecer hoy alabanzas y acciones de gracias a su Nombre. Por eso, el apóstol Pablo, nos recuerda que ser fieles a esta verdad implica ser fiel con los hermanos: ser ejemplo para ellos ¿Somos testimonio de la alegría de Cristo para los que viven a nuestro alrededor, para los que trabajan con nosotros o lo que no conocemos?

Pongamos nuestras vidas en manos de Dios y celebremos esta acción de gracias.

 

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Seguimos en el itinerario de Pablo; el cual nos advierte sobre una grave enfermedad para los Cristianos: el escándalo y con ello no manifestar la gloria de Dios a los demás; por eso hoy resonarán con fuerza estas palabras: “Sigan mi ejemplo como yo sigo el de Cristo”. Que esta palabra nos motive a evitar ser traspié para los hermanos. Escuchemos atentos.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Haz, Señor que sigamos tu ejemplo.

1) Oremos por la Iglesia, para que animada por las palabras del Señor, sea ejemplo en el mundo de santidad y sepa sanar los corazones enfermos, vacilantes y cansados.

2) Oremos por los gobernantes de nuestro país, para que animados por las palabras que Pablo que nos invitan a ser modelos para los otros, vivan una vida honorable y con su testimonio llamen a los ciudadanos a hacer el bien a sus semejantes.

3) Oremos por las familias, en especial por las que sufren, las que viven el flagelo de la indiferencia para que en ellas se reavive el don de la unidad, el amor de Dios y no sean motivo de escándalos y división.

4) Oremos por nuestras comunidades, nuestra parroquia y nuestra diócesis, para que por la intercesión de san Jerónimo, vivan en fidelidad al Evangelio, en Espíritu de comunión y todo lo hagan para la mayor gloria de Dios.

MONICIÓN AL OFERTORIO

«Cuando comáis o bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios». Ahora que disponemos el altar para nuestro banquete, pongamos en él nuestra vida y glorifiquemos a Dios con nuestras obras.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Cristo se ha hecho presente en el Pan y el Vino. Que al acercarnos a comulgar, renovemos nuestro compromiso de animar la fe de nuestros hermanos, evitando la división, el pecado y, con ello, el escándalo que aniquila la esperanza. Pasemos a recibir el Divino Sacramento.

 

==================================

Descargue la versión imprimible de estas moniciones 06 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

==================================

Liturgia de las Horas: Domingo II Semana

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: