II Domingo de Cuaresma (B)

II DOMINGO DE CUARESMA
CICLO B

Gn 22, 1-2. 9-13. 15-18 / Sal 115 / Rm 8, 31b-34 // Mc 9, 2-10

«Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?» (Rm 8, 31b)

Roma San Paolo fuori le mura BW 1.JPG

Basilica de san Pablo Extramuros, Roma (Fuente: Wikipedia.com)

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos, sean bienvenidos a este encuentro de comunidad de fe.

En este Segundo Domingo de Cuaresma la insistencia sigue siendo la conversión, es decir, poner nuestra mirada en el Hijo predilecto del Padre, quien no reservó ni su propia vida para otorgarnos la justificación; por eso, venzamos el pesimismo que opaca la alegría del Evangelio, ya que en Cristo, poseemos la corona de los hijos de Dios.

Dispuestos a presenciar la gloria de Cristo, celebremos esta acción de gracias.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Posiblemente hemos escuchado bastantes veces el texto de la Transfiguración del Señor, pero ¿nos hemos asemejado a él?

Siguiendo la ruta de San Pablo, al escribir a la Iglesia de Roma, nos recuerda que a pesar de las adversidades, en Cristo recibimos la justificación y la fuerza para continuar nuestro camino, que se centre en atender a esta invitación: “Éste es mi Hijo amado; escuchadlo“.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Cristo, Hijo de Dios vivo, intercede por nosotros.

1) Ahora sé que temes a Dios. Que tu Iglesia, Señor, en este tiempo de Cuaresma, sea movida por un espíritu de conversión sincera y promueva la fraternidad, la paz y la alegría del Evangelio.

2) Todos los pueblos del mundo se bendecirán con tu descendencia, porque me has obedecido. Que nuestro país, Señor, sea signo de bendición al volver su oído a tus mandamientos y construya relaciones de justicia, paz y verdad.

3) Tenía fe, aun cuando dije: «¡Qué desgraciado soy!». Que quienes sufren por confesar tu Nombre, por ser fieles a la verdad y construir la civilización del amor, sean fortalecidos con tu Victoria para que se sostengan firmes en tu verdad.

4) –«Éste es mi Hijo amado; escuchadlo». Que nuestras comunidades eclesiales, animadas por la intercesión de los santos, sepan guardar tus palabras, Señor, y evidencien los valores de una vida nueva en ti.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Cristo ha puesto su vida como garantía para acercarnos a Dios, por eso, con espíritu de confianza pongamos en el altar nuestras vidas para que seamos fortalecidos por la fuerza de su Espíritu.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Al pasar a comulgar hagamos propias las palabras del salmista: “Te ofreceré un sacrificio de alabanza, invocando tu nombre, Señor“. Que al recibir a Cristo, nuestra vida sea un culto donde se vislumbre la alegría del Evangelio. Pasemos a comulgar.

=======================================

Descargue este material para imprimir y/o modificarlo 02 DOMINGO DE CUARESMA (B)

=======================================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: