Jueves Santo (B) 2015

Jueves Santo

Misa vespertina de la cena del Señor

NOTA: Con esta celebración se da apertura al Solemne Triduo Pascual. Durante los tres días no se bendice al pueblo al final de las celebraciones y se debe enfatizar en el sentido de recogimiento.

image

Moniciones

Descargue aquí las moniciones para este día  Moniciones de la Vespertina de la Cena del Señor

 

 

Ex 12, 1-8. 11-14 / Sal 115 / 2Co 11, 23-26 // Jn 13, 1-15

 

«Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéis del cáliz, proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva»

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos. Con esperanza iniciamos el centro de nuestro año litúrgico, el recuerdo del corazón de nuestra fe: el Sagrado Triduo Pascual.

Hoy nos reunimos para la celebración de la Misa Vespertina de la Cena del Señor, donde los católicos de todo el mundo recordamos tres legados de nuestro Señor: El mandamiento del Amor y la institución de los sacramentos del Orden y la Eucaristía.

Con Cristo, por medio del sacerdote, elevemos nuestra vida como ofrenda de amor y celebremos esta Cena, donde el mismo Señor es quien preside.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Hermanos. “Hemos recibido una tradición que procede del Señor” y hoy la actualizamos. Celebrar la Eucaristía es también estar atento a las palabras que se pronuncian y que remiten nuestro corazón a Dios, para que con andar ligero, como los Hebreos en Egipto, podamos caminar a la Pascua de Cristo. Escuchemos a quien nos ha amado hasta el extremo.

MONICIÓN AL LAVATORIO DE LOS PIES

Cristo se hizo ejemplo para nosotros al mostrarnos que su realeza se concreta en el servicio. Animados por esto y siguiendo una antigua tradición, el sacerdote se despoja de su casulla para lavar los pies a estas personas que hoy vemos aquí. Esto es signo de la humildad sacerdotal y señal de una vocación lanzada a servir a todos los hombres y a cuantos buscan a Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES (Después del lavatorio de los pies)

R/. Tú que eres el pan de vida, escúchanos.

1) Oremos por nuestra Iglesia, para que se mantenga en comunión y lleve a todos los rincones del mundo la dulce presencia del Cuerpo y la Sangre del Señor.

2)   Oremos por nuestros Obispos, presbíteros y diáconos, para que sean fieles al don de la vocación a la que han sido llamados y sirvan a tu pueblo con santidad y justicia.

3)   Oremos por cuantos sufren dolor, enfermedad, angustia, desempleo o soledad, para que encuentren en nuestra solidaridad y compañía un vestigio de la presencia en el mundo.

4)   Oremos por todos los religiosos que consagran sus vidas al servicio del divino sacramento de la Eucaristía y la caridad, para que vivan con amor encendido, el Espíritu que los hace sal y luz para la Iglesia y el mundo.

5)   Oremos por nuestras comunidades para que alimentadas por el Cuerpo y la Sangre del Señor, y siguiendo el ejemplo de sus pastores, progrese en el conocimiento tu verdad y en la vivencia de la caridad.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Toda la Iglesia deja en el altar su intención de asemejarse más a su Señor; hoy nosotros tenemos la oportunidad de estar junto con él en el cenáculo. Pongamos nuestro corazón en la patena y el cáliz. Hagamos nuestra ofrenda

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Pasemos a comulgar siendo conscientes que Cristo realmente está aquí. Que comer su Pan de vida nos permita renovar nuestro compromiso de fe y responder con amor a quien nos amó hasta el extremo. Hagamos nuestra procesión hacia el altar.

MONICIÓN A LA PROCESIÓN DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO

Desde hace muchos siglos la Iglesia ha dado gran aprecio a la adoración de la presencia de Cristo en la Eucaristía. Nosotros nos disponemos a hacer lo mismo, haciendo camino con Cristo. Luego el altar se desnudará, es decir, se despojará de manteles y otros ornamentos como signo de los insultos que Cristo padeció.

Adoremos con devoción la presencia de nuestro Dios y Señor.

==================================================

Descargue aquí el espema de la celebración Esquema de la Vespertina de la Cena del Señor

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

Reflexión

Jueves santo (Reflexión)

Otro Jueves Santo más ¿y qué?

Otro Jueves Santo y se sigue hablando de lo mismo; pero ¡Cómo no enfatizar en el acto más grande de confianza de Cristo!: la Eucaristía. Digo de confianza pues, si recordamos sus palabras, él dice: Hagan esto en memoria mía. El mismo Jesús da una orden a sus discípulos y los invita a continuar perpetuando la acción de la bendición del pan y la copa: el divino sacramento de su cuerpo y de su sangre, la Eucaristía. Difícilmente, nuestra fe sería llevadera sin la presencia de Cristo en tan sublime sacramento.

Jesucristo mismo acompaña a la Iglesia de múltiples modos: sacramentalmente mediante las formas consagradas; magisterialmente, mediante la sucesión apostólica confiada a los obispos; espiritualmente al manifestarse en las acciones de amor y santidad de cada uno de los bautizados y eclesialmente, cuando dos o tres se reunen en su nombre; sin embargo, todas estas conflueyen en la primera; de ahí que durante siglos la Iglesia haya tenido la sana tradición de honrar el santísimo sacramento de un modo muy especial. Es el tabernáculo, lugar de encuentro de la comunidad para la oración y la adoración de Cristo Jesús en medio del mundo y la historia; no se trata solo de un pan que significa mucho para nosotros, en verdad es Él.

Por otra parte, el Jueves Santo es un día que nos invita a servir; a despojarnos de nuestras poses para ponernos atentos a la presencia del otro. Creo que el mensaje cristiano, en esto tiene mucho que aportar al mundo. Un mundo, que cada vez tiene mejores medios de comunicación pero que cada vez tiene sujetos más aislados, que cada vez hace más masivas las campañas pero es menos sensible, necesita de antípodas, antítesis que digan que ayudar al otro vale la pena, que ponerse a su disposición tiene sentido, que salir del confort de la soledad o del compromiso virtual de una red social, adquiere mayor fuerza cuando compartirnos palabras, gestos y tiempo con el otro. El cristianismo es contravía por esta forma de vivir, de concebirse desde el inicio.

La adoración que ofreceremos este día al sacramento de la Eucaristía adquiere sentido cuando el otro me importa y cuando mi tiempo y mis manos están con él. Con ello podemos transformar el mundo y ser sacerdotes, profetas y reyes.

Finalmente, oremos por nuestros ministros ordenados por quienes recibimos la divina eucaristía y la sagrada Palabra del Señor para que renueven su pasión por Dios en el Espíritu de Jesús.

Bendito, alabado y adorado sea Jesucristo en el santísimo sacramento del altar.

jctc

================================================================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones, Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Jueves Santo (B) 2015

  1. Pingback: Semana Santa 2015 | Monicionista litúrgico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: