IV Domingo de Pascua (B)

IV DOMINGO DE PASCUA

CICLO B (2015)

Hch 4, 8-12 / Sal 117 / 1Jn 3, 1-2 // Jn 10, 11-18

 https://cdn.superstock.com/4409/Thumb/4409-59748.jpg

«Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!»

 

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos todos a este encuentro con el Resucitado.
Celebramos hoy nos congregamos con una buena noticia: Somos hijos amados de Dios; él nos ha adquirido para sí; sin embargo, no siempre vivimos como tales; por eso, acojamos hoy la llamada del Buen pastor para que, reconociéndolo en nuestras comunidades de fe, seamos semejantes a él. Celebremos dichosos el don de Dios derramado en su Iglesia.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA
Hoy la liturgia de la Palabra nos recuerda que Dios ha derramado su amor sobre nosotros constituyéndonos como sus hijos amados, san Juan en su carta lo confirma. Sabiéndonos, pues, hijos y hermanos, escuchemos la voz de nuestro pastor para dar frutos de santidad en nuestra comunidad de fe.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Buen pastor, haz brillar tu rostros sobre nosotros.

1) Mira a nuestra Iglesia, para que unida a la voz de sus pastores, el Papa, los obispos, los presbíteros, los diáconos y los superiores de sus apostolados, dé testimonio de comunión, de tu familia, en la cual has depositado tu amor.
2) Bendice nuestro país; para esté que atento a tu voz e instaure la justicia y nos permita gozar de la dignidad de los hijos que tú adquiriste por tu sangre.
3) Te pedimos por nuestros hermanos que sufren: el desempleo, la persecución, la desesperanza, la soledad, la enfermedad y la injusticia; que reconozcan el amor que tú derramas sobre ellos y den frutos de esta verdad de salvación.
4) Bendícenos, Señor, con abundantes vocaciones a la vida consagrada y ministerial, para que tu Iglesia se vea asistida constantemente por pastores alegres, idóneos y santos
5) Fortalece a nuestro Obispo N. y nuestro Párroco N.; para que animados por tu Espíritu, sepan orientar nuestras comunidades con sabiduría, prudencia y santidad.

MONICIÓN AL OFERTORIO
Al llegar el momento de depositar nuestra ofrenda sobre el altar, digamos como el salmista: “Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia”. Conscientes de la bondad de nuestro Dios, hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN
San Juan nos instruye: “seremos semejantes a Él, porque le veremos tal cual es”. Cristo, nuestro buen pastor, está en medio de nosotros. Que al comulgar con Él nos hagamos semejantes a Él, es decir, hijos predilectos del Padre. Pasemos al altar.

==========================================

Descarga estas moniciones para imprimir 04 Domingo de Pascua (B)

NUEVO: Reflexión para este domingo

==========================================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “IV Domingo de Pascua (B)

  1. Pingback: Reflexión para el IV Domingo de Pascua (B) | Monicionista litúrgico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: