Solemnidad de la Ascensión del Señor (B) Reflexión

La sabiduría del Señor comunicada en la carta a los Efesios 

Por:

Julia Ramírez

Escuela Bíblica

Parroquia san Jerónimo, Bogotá

ANDREA di Vanni d'Andrea
Ascension of Christ
1355-60
Tempera on wood, 68 x 28 cm
The Hermitage, St. Petersburg

La carta a los Efesios que escucheremos este Domingo, está revestida de singular belleza. Esta fue redactada por Pablo desde su prisión en Roma cerca del año 62, va dirigida a las Iglesias de Asia, entre las cuales, Éfeso ya se destacaba. En ella encontramos una maravillosa declaración del propósito de Dios en su Hijo Jesucristo manifestado a su Iglesia. Al igual que en Colosenses, la epístola a los Efesios es cristológica. Es de resaltar la extraordinaria enseñanza del Espíritu Santo; en ella se aconseja a mantener la armonía entre los miembros de la Iglesia como signo de preminencia de Cristo en su Iglesia.

Uno de los principales peligros por los que atravesaban las iglesias de Asia era la falta de unión como comunidad de fe, causada por la existencia de diversos grupos que buscaban imponer sus opiniones, como el gnosticismo, las prácticas mágicas y la supervivencia camuflada del culto a la diosa Diana (Artemisa); además de la dependencia a la astrología y la predicación de “falsos profetas”.

Al leer y contemplar detenidamente esta carta, vemos en el fondo, el plan de salvación de Dios puesto en marcha al enviar a su Unigénito.

En Ef 1, 1-3, Pablo se hace mensajero de la gracia en los que han aceptado a Cristo como único salvador, haciendo de la cruz, un signo, una manifestación de su fe. El Padre, habiéndonos escogido, expone su plan de salvación al mundo con el propósito de mostrar su gracia redentora y hacernos hijos adoptivos por medio de Jesucristo; su sacrificio se torna en un acto de sabiduría, un acto basado en el amor. Cristo nos hace ver justos ante el Padre por su sangre vertida en la cruz. Hizo sobreabundar en nosotros la gracia de Dios en sabiduría y discernimiento. La sabiduría proveniente de Dios es trasladada a nosotros por el don del Espíritu Santo.

Después de creer en Cristo somos confirmados por el Espíritu Santo, somos  pueblo especialmente marcado por el Espíritu, el cual ha producido en nosotros una marca distintiva, una obra gloriosa: nos ha transformado para siembre; por eso, ya no hemos de ser tibios, ni mediocres, antes bien, dispuestos a reconocer el plan de Dios para nosotros en comunión con la Iglesia; sólo así nuestros corazones pueden clamar con fortaleza y humildad: Ven Señor Jesús.

====================================

Cliquee aquí para ver la Moniciones de la Solemnidad de la Ascensión del Señor

====================================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Solemnidad de la Ascensión del Señor (B) Reflexión

  1. Pingback: Solemnidad de la Ascensión (B) | Monicionista litúrgico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: