XVII Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Reflexión

XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

un solo cuerpo y un mismo espíritu, pues ustedes han sido llamados a una misma vocación y una misma esperanza” Ef 4, 4

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 4, 1-6

Yo, “el prisionero de Cristo”, les exhorto, pues, a que se muestren dignos de la vocación que han recibido. Sean humildes y amables, sean comprensivos y sopórtense unos a otros con amor. Mantengan entre ustedes lazos de paz y permanezcan unidos en el mismo espíritu: un solo cuerpo y un mismo espíritu, pues ustedes han sido llamados a una misma vocación y una misma esperanza.

Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todo, lo penetra todo y está en todo.

PALABRA DE DIOS

Dice el filósofo francés Guilles Lipovetsky en su libro La era del vacío, que el proceso de “civilización” de Occidente radica en su apuesta por el individualismo; cada vez más la sociedad occidental ha creado estructuras para satisfacer al individuo.

Si consideramos estos desde una mirada cristiana, la civilización moderna está lanzada a la desesperanza del encierro. El ego eleva sus murallas hasta alturas inimaginables, dejando al yo encerrado, imposibilitando el encuentro con los otros y con el misterio. Se nos puede decir: en el centro comercial yo encuentro a muchas personas. Muy posiblemente es cierto, esos espacios se han convertido en necesarios para nuestra socialización: una comida, un regalo, un filme; sin embargo, cuando este redunda solo en el consumo, nos agota, nos asfixia, nos deja solos.

San Pablo –el prisionero de Cristo– nos llama no solo a la socialización, sino a la fraternidad, es decir, donde el individuo reconoce su sentido en el mundo cuando sabe que es hijo del Padre y, por tanto, hermano responsable de los demás hijos de Dios con quienes comparte su fe y con quienes, compartiendo las adversidades de la vida, se camina en la esperanza.

Pablo escribe esta carta en prisión y, aunque el rigor penitenciario romano era algo de difícil descripción, al saberse acompañado de unos hermanos, de una Iglesia, de una Koinonía, descubre cuán valioso es estar unido a Cristo, cuán importante es saber que su vida es acogida por la oración y caridad de los hermanos en el bautismo, en la fe.

Cuando leemos esta carta a la luz del Evangelio que se nos propone para este XVII Domingo del Tiempo Ordinario: Jn 6, 1-15 nos preguntamos ¿existe relación? Y una posible lectura, podría darse, más que un sentido de asistencia social, en el fondo mismo de estas acciones, una conciencia eclesial. Tal vez nos resulte muy difícil hoy multiplicar el pan de modo prodigioso para aquellos que tienen hambre; sin embargo, cuando comprendemos que la fe, más que un proceso individualista es una vivencia en comunidad, podremos multiplicar la esperanza en los corazones de los hombres y mujeres de hoy cada vez más lanzados a las relaciones viciosas del consumo y la exclusión. Ante esto solemos pensar que es necesario una gran trayectoria eclesiástica o grandes conocimientos espirituales; pero, este apostolado brota desde la sonrisa, desde lo que dice la siguiente oración:

Danos entraña de misericordia ante toda miseria humana, inspíranos el gesto y la palabra oportuna frente al hermano solo y desamparado, ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien se siente explotado y deprimido. Que tu Iglesia, Señor, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando” (Plegaria Eucarística V/b: Jesús nuestro camino).

Que por la intercesión de la Inmaculada Virgen María, de los Apóstoles Pablo y Santiago; San Ignacio de Loyola y los santos de nuestra más honda amistad, reconozcamos este camino que nos lleva a darle mayor gloria a nuestro Padre que “que está por encima de todo, lo penetra todo y está en todo” (Ef 4, 6b).

===========================================

Vea aquí las moniciones para este Domingo

===========================================

Kiononía san Ignaciohttps://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/9/9e/Cross_Santiago.svg/220px-Cross_Santiago.svg.png

Anuncios
Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “XVII Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Reflexión

  1. Pingback: XVII Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Moniciones | Monicionista litúrgico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: