Asunción de la B.V.M. : 15 Agosto

ASUNCIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

(2015)

Ap 11, 19a; 12, 1. 3-6a. 10ab / Sal 44 /1Co 15, 20-27a // Lc 6, 1, 39-56

«Proclama mi alma la grandeza del Señor» (Lc 1, )

ASAM, Egid Quirin
Assumption of the Virgin
1717-25
Marble and stucco
Pilgrimage-church, Rohr, Bavaria

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy damos gracias a os por la presencia de María en la Iglesia. Ella, llevada al cielo por gracia de Dios, está a los pies de Cristo pidiendo por nosotros, sus hijos adquiridos en la cruz. Celebrar la Asunción es colocar nuestros ojos en la llena de gracia y recordar que nuestra meta es la misma presencia de nuestro Señor.

Con la alegría del Espíritu de Dios, proclamemos sus maravillas.

 

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La Palabra de Dios coloca nuestros ojos en María, la madre del Señor y de la Iglesia. Ella es modelo de la Iglesia al acoger y dar a luz al Verbo de Dios; sin embargo, también se nos recuerda que ella, como toda la creación, está a los pies de Cristo. Por esta actitud de humildad la honramos, ya que Dios derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes.

Como María, acojamos con alegría, la Palabra de Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Mira a la llena de gracia y escúchanos, Señor.

1) Te rogamos por nuestros obispos, para que fortalecidos por la presencia del Espíritu Santo y la intercesión de la Virgen Asunta, animen con verdadero celo a la iglesia encomendada a ellos.

2) Mira, Señor, con misericordia, a los religiosos que, siguiendo el ejemplo de María, salgan al encuentro de los necesitados de la buena nueva y esperanza.

3) Tú que eres la cabeza de la creación, venciendo la muerte, derrama tu gracia en aquellos que sufren a causa del pecado, la soledad y la injusticia.

4) Por intercesión de la Asunta Virgen María, a quien hoy recordamos, derrama tu bendición sobre nuestra parroquia para que todos sus miembros, viviendo en comunión, demos testimonio fiel de tu Encarnación y Resurrección.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Al llevar nuestras ofrendas al altar, pidamos que nuestras plegarias suban hasta el altar de Cristo. Junto con la Santísima Virgen María, hagamos ofrenda de nuestras vidas para que ellas habite el Verbo de Dios, la gloria de su Nombre. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Cristo, a quien María asunta a los cielos llevó en su seno, acogió en sus brazos en el pesebre y la cruz, imploró con la primera comunidad cristiana y ahora adora en los cielos, está presente en medio de nosotros. Con corazón reverente recibámoslo. Pasemos a comulgar.

===============================
Descargue estas moniciones en versión imprimible La Asunción de la BVM. TIEMPO ORDINARIO (B)

===============================

ANGELICO, Fra
Reliquary Tabernacle
c. 1430
Tempera and gold on panel, 62 x 39 cm
Isabella Stewart Gardner Museum, Boston

966 “Finalmente, la Virgen Inmaculada, preservada inmune de toda mancha de pecado original, terminado el curso de su vida en la tierra, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo y enaltecida por Dios como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los señores y vencedor del pecado y de la muerte” (LG 59; cf. Pío XII, Const. apo. Munificentissimus Deus, 1 noviembre 1950: DS 3903). La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos:

«En el parto te conservaste Virgen, en tu tránsito no desamparaste al mundo, oh Madre de Dios. Alcanzaste la fuente de la Vida porque concebiste al Dios viviente, y con tu intercesión salvas de la muerte nuestras almas (Tropario en el día de la Dormición de la Bienaventurada Virgen María).

970 “La misión maternal de María para con los hombres de ninguna manera disminuye o hace sombra a la única mediación de Cristo, sino que manifiesta su eficacia. En efecto, todo el influjo de la Santísima Virgen en la salvación de los hombres […] brota de la sobreabundancia de los méritos de Cristo, se apoya en su mediación, depende totalmente de ella y de ella saca toda su eficacia” (LG 60). “Ninguna creatura puede ser puesta nunca en el mismo orden con el Verbo encarnado y Redentor. Pero, así como en el sacerdocio de Cristo participan de diversas maneras tanto los ministros como el pueblo fiel, y así como la única bondad de Dios se difunde realmente en las criaturas de distintas maneras, así también la única mediación del Redentor no excluye, sino que suscita en las criaturas una colaboración diversa que participa de la única fuente” (LG 62).

(Catecismo de la Iglesia Católica. Tomado de: <http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p123a9p6_sp.html&gt;)

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones, Reflexiones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: