XXIV Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Moniciones

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B.

Is 50, 5-10 / Sal 114 / Sant 2, 14-18 // Mc 8, 27-35

«… la fe que no va acompañada de obras, está muerta del todo» (Sant 2, 17b)

ANGELICO, Fra
Scenes on the north wall
1447-49
Fresco, 271 x 473 cm
Cappella Niccolina, Palazzi Pontifici, Vatican

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a esta celebración de la bondad de nuestro Dios. Seguimos recorriendo el año litúrgico y, con él, lo que se nos presenta en la segunda lectura. Hoy, XXIV Domingo del Tiempo Ordinario, Santiago nos plantea una nueva exigencia: hacer que nuestras obras hagan visible nuestra fe y no tanto las palabras.

Llenos de la alegría del Evangelio, alabemos a nuestro Señor.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Ser cristiano no es solo decirlo, hay que demostrarlo. El Apóstol Santiago, con la mirada puesta en su Señor, nos invita a manifestar nuestra fe con nuestras buenas obras; este es el plan de Dios, su exigencia; la cual debe brotar de un conocimiento profundo de nuestro Señor, de saber quién es Él y qué nos pide para nuestros hermanos.

Atentos a nuestro Dios, dispongamos los oídos del corazón.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Atiende, Señor, a nuestras súplicas

1) Para que la Iglesia no cese de anunciar tu mensaje de esperanza en un mundo individualista mediante acciones de amor y fraternidad entre los hombres.

2) Para que en nuestra ciudad se construya la civilización del amor, mediante el servicio, el compromiso, la atención de los más necesitados y que la justicia, más que un discurso, sea una realidad.

3) Para que quienes dividen nuestras comunidades con sus actitudes, palabras y saberes, demuestren la calidad de su fe con hechos de misericordia y bondad.

4) Para que nuestra comunidad, animada por tu Palabra y la intercesión de los santos, sea un lugar coherente, donde la fe y la vida se fundan para alabanza de tu Nombre.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Presentemos nuestra ofrenda en el altar; en él depositemos nuestras vidas para que, animados por el Espíritu del Señor y su santa operación, se abran al plan de Dios y demos testimonio coherente con la fe que celebramos. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Recibir a Cristo es dar testimonio de él, es bajar la guardia ante las acciones de violencia e indiferencia; es querer obrar como él lo hubiese hecho ante quien le necesitaba. Que Él, quien verdaderamente se halla entre nosotros, nos anime a cultivar nuestra fe con nuestras correctas acciones. Pasemos a comulgar.

=====================================

Descargue estas moniciones en versión imprimible 24 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

Lea aquí nuestra reflexión para este Domingo

=====================================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “XXIV Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Moniciones

  1. Pingback: XXIV Domingo del tiempo Ordinario (B) : Reflexión | Monicionista litúrgico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: