XXVI Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Moniciones

XXVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Nm 11, 25-29 / Sal 19 (18) / Stg 5, 1-6 // Mc 9, 38-43. 45. 47-48

«El salario de los trabajadores que cosecharon sus campos se ha puesto a gritar, pues ustedes no les pagaron; las quejas de los segadores ya habían llegado a los oídos del Señor de los ejércitos»

(Sant 5, 4)

BERNINI, Pietro
The Charity of St Martin
c. 1610
Marble, height 138 cm
Certosa di San Martino, Naples

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos todos a este encuentro con el Señor de la Pascua, quien nos llama no sólo a vencer el pecado, sino también a sembrar la justicia, la cual manifiesta la gloria de nuestro Dios,

Con espíritu devoto y alegre, aclamemos al Dios que nos salva a pesar de nuestras infidelidades.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Continuamos atendiendo a la carta de Santiago, la cual nos advierte sobre el apego desmedido a las cosas materiales, lo cual nos puede llevar a cometer injusticias con nuestros hermanos por los pecados de la envidia y la avaricia. Esta experiencia, no sólo es material, también es espiritual, por eso veremos una fuerte reprensión del Señor a sus discípulos.

Escuchemos atentos la voz de nuestro Dios.

Canto de aclamación a la Palabra de Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Escúchanos, Dios de justicia.

1) Que en tu Iglesia, la búsqueda de la justicia social, nos ayude a vivir conforme a tu Palabra y, denunciado el pecado, construyamos un mundo más fraterno

2) Que nuestro Papa Francisco sea asistido, fortalecido y confortado por la ternura de tu amor, Señor, y continúe anunciando con fidelidad tu Evangelio a todos los pueblos de la Tierra.

3) Que en nuestro país, la ambición, la avaricia y la corrupción sean desterradas de los corazones y el clamor de quienes buscan un empleo digno sea atendido.

4) Que quienes se encuentran oprimidos por el peso del pecado, la vanidad, el sin sentido, la fe sin obras y el espíritu de discordia, pongan los ojos en Ti, Señor, para que reconozcan la grandeza de tu Reino.

5) Oración por las intenciones de la comunidad en particular.

MONICIÓN AL OFERTORIO

A veces en nuestro corazón codiciamos los dones de nuestros hermanos, desconociendo los nuestros; aún más, evitamos que ellos hagan fructificar sus dones por envidia. Que al presentar nuestra ofrenda en el altar, nos comprometamos a contribuir con los hermanos para hacer florecer sus dones y carismas, no para nuestro buen nombre, sino para la mayor gloria de Dios. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Al momento de pasar a alimentar nuestra vida con la Divina presencia de Cristo, pidamos a Dios que nos conceda un corazón generoso para servir; un corazón dispuesto a compartir, decidido a construir la justicia dando a cada uno el fruto de sus trabajos. Con espíritu devoto, pasemos a comulgar.

===================================

Descargue estas moniciones para imprimir 26 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

===================================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: