XXVII Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Moniciones

XXVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Gn 2, 18-24 / Sal 127 / Hb 2, 9-11 // Mc 10, 2-16

«En efecto, convenía que Dios, por quien y para quien todo existe, queriendo conducir a la gloria a muchos hijos, llevara a la perfección por el sufrimiento al jefe y salvador de todos ellos» (Hb 2, 10)

GUARDI, Francesco
The Four Evangelists and the Holy Trinity with Saints
-
Oil on canvas, 131 x 105 cm
Akademie der bildenden Künste, Vienna

MONICIÓN DE ENTRADA

Con espíritu dichoso celebramos hoy el XXVII Domingo del Tiempo Ordinario; en él experimentamos el triunfo de Cristo sobre la muerte; unidos a él por sus dolores, somos considerados como sus hermanos: hijos de un mismo Padre, restableciendo la dignidad de las mujeres y los hombres de todos los tiempos.

Con el corazón lleno de dicha por los dones recibidos en este semana, celebremos esta acción de gracias.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Siguiendo por nuestro recorrido a través de las segundas lecturas del domingo, hoy encontramos un cambio: dejamos atrás la carta de Santiago y ahora se nos propone la carta a los Hebreos, en la cual se hace evidente una pregunta fundamental para el creyente: ¿Quién es el Cristo en que creemos?; tal vez la respuesta nos pueda resultar poco compleja, pero para las primeras comunidades lo fue aún más.

Escuchemos atentos este mensaje de hoy para que en familia busquemos intensamente el rostro de Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Escúchanos, Dios nuestro.

1) Que nuestra Iglesia, fiel al llamado que nos haces a una vida nueva, sea signo de comunión fraterna con el Papa Francisco, los obispos, presbíteros, diáconos, religiosos y laicos.

2) Que en nuestro País, ciudad y barrio seamos germen de transformación, santidad y misericordia, dando testimonio de tu buena nueva.

3) Que nuestras familias, sostenidas por la fuerza de tu Espíritu, manifiesten al mundo el poder del amor que de ti procede y sean sostenidas por tu gracia y fidelidad.

4) Que nuestra parroquia, sostenida por la intercesión de san Jerónimo, sea recinto de salvación para el mundo y alternativa de vida fraterna mediante el estudio de la Sagrada Escritura y la vivencia de la caridad.

5) Oración por las intenciones de la comunidad en particular.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Cristo ha venido para unirnos a Dios, pero también para hacerlo entre nosotros: a algunos los ha llamado al ministerio, a otros a la Vida Consagrada, a otros a la vida célibe o a la marital; pero a todos nos ha llamado a ser hermanos. Dejemos en el altar nuestra ofrenda para que se fortalezca nuestra vocación. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Cristo, quien nos llama a vivir el amor de Dios en nuestros hogares, quien con sus sufrimientos nos ha unido al Padre, está en medio de nosotros. Que al comulgar, renovemos nuestra fe, nuestro bautismo, nuestro llamado a la fidelidad en el Evangelio. Pasemos al altar.

===================================

Descargue estas moniciones en versión imprimible 27 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

===================================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: