XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Moniciones

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Is 53, 10-11 / Sal 33 (32) / Hb 4, 14-16 // Mc 10, 35-45

«Acerquémonos confiadamente al trono de la gracia» (Hb 4, 16a)

MAULBERTSCH, Franz Anton
The Trinity
-
Oil on canvas, 62,5 x 33 cm
Szépmûvészeti Múzeum, Budapest

JORNADA MUNDIAL DE LAS MISIONES

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a este encuentro con el Señor, quien, habiendo asumido obedientemente la Voluntad del Padre, ha sido elevado en el santuario del cielo como nuestro más excelente mediador. Elevemos nuestra plegaria a él, para que su nombre siga siendo anunciado con fidelidad y nuevo dinamismo en el mundo.

Alegres, celebremos Eucaristía.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Las comunidades lectoras de la carta a los Hebreos vivían dos grandes desconciertos: ya no tenían templo donde residía la presencia del Sancto Sanctorum y la persecución que los dejaba sin bienes y sin vida; para ellos, y nosotros, se nos presenta a Cristo, quien haciéndose servidor de todos ha sido elevado hasta la presencia del Padre para ofrecer el sacrificio perfecto por aquellos que hemos sido unidos a él. Atendamos con esperanza a la Liturgia de la Palabra.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Tú, Sacerdote perfecto, escúchanos.

1) Que tu Iglesia, reunida en comunión, salga al anuncio de tu mensaje y, animada por tu cruz y tu Pascua, encuentre un nuevo aliento para la misión.

2) Que los hombres y mujeres que has llamado a servirte como misioneros, sean fortalecidos por el poder de tu Palabra y nuestra generosidad.

3) Tú que eres el sacerdote que ofrece el sacrificio perfecto, mira a quienes se han consagrado a ti por el sacramento del Orden, para que anuncien la caridad, la buena nueva y la comunión fraterna a todos los hombres de la tierra.

4) Que la misión que adelanta nuestra parroquia en nuestra ciudad se vea fortalecida por la contemplación de tu presencia: en la escucha atenta de tu Palabra y la fracción del pan.

5) Oración por las intenciones de la comunidad en particular.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Cristo, nuestro Sumo y Eterno Sacerdote, nos llama a un culto perfecto: asumir en nuestras vidas la Voluntad del Padre y Servir a nuestros hermanos con caridad intensa; conscientes de este llamado que el Señor nos hace, hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Contemplemos al misterio de Cristo en este pan, el sacrificio perfecto. Acerquémonos confiadamente a él, a fin de hallar misericordia y gracia. Que este alimento fortalezca nuestra misión. Pasemos a comulgar.

================

Descargue estas moniciones en versión imprimible 29 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: