XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Moniciones

XXXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Dn 12, 1-3 / Sal 16 (15) / Hb 10, 11-14. 18 / Mc 13, 24-32

«Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio; está sentado a la derecha de Dios» (Hb 10, 12)

UNKNOWN MASTER, Catalan
 Altar frontal
 13th century
 Panel, 92 x 175 cm
 Museo del Prado, Madrid

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos, sean bienvenidos a la celebración de la Eucaristía. Hoy XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario, la liturgia nos recuerda que la fe se mueve entre ámbitos de tribulación, pero también, que albergamos una esperanza: Cristo está en la presencia del Padre abogando por nosotros y quiere conducirnos a estar junto a él. Llenos de esta esperanza cierta iniciemos esta celebración.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Al ir concluyendo el año litúrgico la Palabra de Dios nos invita a la esperanza. Un cristiano sin esperanza, desvirtúa su testimonio; por ello, la carta a los Hebreos nos recuerda que Cristo es el sacerdote que ofrece el sacrificio perfecto al Padre y, junto con Él, estaremos nosotros para recibir la salvación.

Con los ojos puestos en nuestro Señor, escuchemos sus Palabras.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Fortalece, Señor, nuestra esperanza.

1) Que tu Iglesia sea signo de comunión y anhelo de un cielo nuevo y una tierra nueva.

2) Que nuestra caridad venza la injusticia y en nuestra ciudad podamos construir la civilización del amor, al modelo de Cristo nuestro sumo Sacerdote.

3) Que tu mirada amorosa, nuestra oración y la intercesión de san Miguel Arcángel acompañe a tantos hermanos que son señalados, perseguidos o difamados a causa de su fe.

4) Que nuestras familias, unidas por el amor que has sembrado en ellas, sean santuario de tu presencia y signo de paz y concordia en el mundo.

5) Oración por las intenciones de la comunidad en particular.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Así como Cristo se ha ofrecido a sí mismo, la Iglesia se une a ese sacrificio presentando lo mejor de nuestro trabajo. Pongamos en el altar nuestras vidas, para que el Espíritu Santo nos aliente a vivir con los ojos puestos en nuestro Señor y único pontífice. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

El Hijo del Hombre vendrá de nuevo a juzgar en justicia y misericordia a todos los hombres; mientras eso sucede, nuestra fe nos lleva a reconocerlo presente en este Pan y Vino, su Cuerpo y su Sangre. Pasemos a alimentarnos con el banquete de la esperanza.

==========================

Descargue estas moniciones en versión imprimible 33 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

==========================

Kiononía san Ignacio

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: