II Domingo de Adviento (2015) : Moniciones

II DOMINGO DE ADVIENTO
CICLO C – 2015

Bar 5, 1-9 / Sal 125 / Flp 1, 4-6. 8-11 // Lc 3, 1-6

« siempre que pido cualquier cosa por todos ustedes, lo hago con alegría » (Flp 1, 4)

CARAVAGGIO
 St John the Baptist
 c. 1604
 Oil on canvas, 172,5 x 104,5 cm
 Nelson-Atkins Museum of Art, Kansas City

MONICIÓN DE ENTRADA
Bienvenidos hermanos. Continuamos hoy nuestro camino por el Adviento. En este II Domingo el llamado es claro: presentar frutos de justicia y misericordia; pero también confiar en la justicia y misericordia de nuestro liberador.
Llenos de gozo iniciemos esta celebración y clamemos: “Ven, Señor Jesús”.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA
La Palabra de Señor implica no sólo una escucha constante, sino también un anuncio dinámico; para el cual, es necesario ejercitarse en tres prácticas: la oración, la justicia y la misericordia.
Atentos a la Palabra vivamos de tal modo que “todos vean la salvación de Dios”.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Ven, Señor Jesús.

1) Tú que eres la dicha de Jerusalén, bendice a tu Iglesia en la persona de nuestro Papa Francisco y todos sus pastores para que sea signo de tu misericordia en el mundo.
2) Tú que cambias nuestra tristeza en gozo, enjuga las lágrimas de tu hijos víctimas de la violencia, la segregación y la injusticia en nuestro país.
3) Tú que llenas de alegría nuestra oración, inflama nuestros corazones para que no desfallezcamos en nuestro diálogo contigo para conocer tu voluntad.
4) Tú, que nos presentas a Juan el Bautista como modelo del adviento, danos entrañas de misericordia para no permanecer indiferentes ante las necesidades de nuestros hermanos.
5) Oración por las intenciones de la comunidad en particular.

MONICIÓN AL OFERTORIO
Hermanos, llevemos al altar nuestros esfuerzos por construir una ciudad de justicia y misericordia. Que al dejar estas ofrendas en el altar, seamos faros que iluminemos a los demás y manifestemos al mundo el rostro amoroso de nuestro Dios.
Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN
Cristo, la alegría de Jerusalén, la justicia y misericordia del Padre se encuentra en el altar. Recibámosle con espíritu de oración y adoración para gozar la salvación de Dios. Pasemos a comulgar.

ENCENDER LA CORONA DE ADVIENTO (Segundo cirio)

(Para realizar en el momento que se considere oportuno)

Monición
El adviento sigue adelante su transcurrir, desde ya nuestro corazón debe disponerse para la Luz y para ser germen de misericordia en nuestra ciudad y nuestras relaciones con los demás, al mejor modelo de Jesús. Que esta segunda vela renueve nuestra esperanza.

Lectura del profeta Isaías 42, 1-4
Miren a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, a quien prefiero. Sobre él he puesto mi espíritu, para que promueva el derecho en las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. No romperá la caña quebrada, no apagará la mecha vacilante. Promoverá fielmente el derecho, no vacilará ni se quebrará, hasta implantar el derecho en la tierra, y su ley que esperan las islas!
Palabra de Dios

Ministro
Ahora encenderemos el segundo cirio de la “Corona de Adviento”, el cual nos recuerda que nos acercamos al día del Señor. Te pedimos, Padre de Misericordia, que llenes nuestro corazón con la luz de tu Espíritu para que nos dispongamos a dar frutos de justicia y santidad en el camino a la festividad de la Natividad de tu Hijo. Él que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén

=======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible II DOMINGO ADVIENTO (C)

=======================

Kiononía san Ignacio

Reflexión para este domingo

Este año estamos llamados a la Misericordia. La Diócesis de Engativá (Colombia) busca construir en Bogotá una ciudad de la misericordia, por ello, presentamos el siguiente texto de la Bula Misericordiae Vultus, para que en este Adviento nos pogamos en esta tónica.

11. No podemos olvidar la gran enseñanza que san Juan Pablo II ofreció en su segunda encíclica Dives in misericordia, que en su momento llegó sin ser esperada y tomó a muchos por sorpresa en razón del tema que afrontaba. Dos pasajes en particular quiero recordar. Ante todo, el santo Papa hacía notar el olvido del tema de la misericordia en la cultura presente: « La mentalidad contemporánea, quizás en mayor medida que la del hombre del pasado, parece oponerse al Dios de la misericordia y tiende además a orillar de la vida y arrancar del corazón humano la idea misma de la misericordia. La palabra y el concepto de misericordia parecen producir una cierta desazón en el hombre, quien, gracias a los adelantos tan enormes de la ciencia y de la técnica, como nunca fueron conocidos antes en la historia, se ha hecho dueño y ha dominado la tierra mucho más que en el pasado (cfr Gn 1,28). Tal dominio sobre la tierra, entendido tal vez unilateral y superficialmente, parece no dejar espacio a la misericordia … Debido a esto, en la situación actual de la Iglesia y del mundo, muchos hombres y muchos ambientes guiados por un vivo sentido de fe se dirigen, yo diría casi espontáneamente, a la misericordia de Dios ».[9]

Además, san Juan Pablo II motivaba con estas palabras la urgencia de anunciar y testimoniar la misericordia en el mundo contemporáneo: « Ella está dictada por el amor al hombre, a todo lo que es humano y que, según la intuición de gran parte de los contemporáneos, está amenazado por un peligro inmenso. El misterio de Cristo … me obliga al mismo tiempo a proclamar la misericordia como amor compasivo de Dios, revelado en el mismo misterio de Cristo. Ello me obliga también a recurrir a tal misericordia y a implorarla en esta difícil, crítica fase de la historia de la Iglesia y del mundo ».[10] Esta enseñanza es hoy más que nunca actual y merece ser retomada en este Año Santo. Acojamos nuevamente sus palabras: « La Iglesia vive una vida auténtica, cuando profesa y proclama la misericordia – el atributo más estupendo del Creador y del Redentor – y cuando acerca a los hombres a las fuentes de la misericordia del Salvador, de las que es depositaria y dispensadora ».[11]

(Tomado de: <https://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_letters/documents/papa-francesco_bolla_20150411_misericordiae-vultus.html&gt;)

logo jubileo misericordia

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: