II Domingo del Tiempo Ordinario (C) : Moniciones

II DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C – 2016

Is 62, 1-5 / Sal 96 (95) / 1 Co 12, 4-11 // Jn 2, 1-11

«Existen diversos dones espirituales, pero un mismo Espíritu» (1Co 12, 4)


JUAN DE FLANDES
The Marriage Feast at Cana
1500
Oil on wood, 20 x 15 cm
Metropolitan Museum of Art, New York

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a esta celebración de la Eucaristía. Como han podido notar, las vestiduras del sacerdote cambiaron de blanco a verde, lo cual nos indica que estamos en el Tiempo Ordinario; en el cual se nos invita a reconocer la obra del Espíritu en nosotros y a abandonarnos en la misericordia del Padre. Llenos de esperanza iniciemos este tiempo litúrgico.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La Palabra de Dios centra nuestra atención en la misericordiosa providencia. Por una parte, en la Primera carta a los Corintios nos encontramos cómo el Espíritu de Dios provee a su Iglesia para que sea construida con dones vivos; por otra parte el Evangelio nos presenta a Cristo que, por la intercesión de María, provee a sus amigos del mejor vino.

Lleno de esperanza, escuchemos la Palabra de Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Llénanos Señor, con tu Espíritu Santo.

1) Para que la Iglesia, dócil a los dones que el Espíritu siembra en ella, anuncie el Evangelio de la misericordia con fidelidad entre todos los pueblos.

2) Para que nuestra patria no sea “Devastada” y “Abandonada”, sino más bien, genere tu complacencia para que en ella florezca la justicia y la alegría del Evangelio.

3) Para que quienes hemos cometido pecado, acudamos sinceramente a tu misericordia y demos frutos de conversión, abandonándonos a la acción de tu Divino Espíritu.

4) Por los hogares divididos, para que unidos por la fuerza de tu amor, reconozcan los dones con los que los embelleces para continuar en su proyecto de vida familiar.

5) Por nosotros, para que al iniciar este nuevo tiempo litúrgico, nos acojamos con cariño a la Intercesión de la Santísima Virgen, y sintamos tu mano providente de vida y bondad.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Al llegar el momento de presentar nuestras ofrendas, pongamos el vino mejor que alberga nuestro corazón para que, unido a la acción del Espíritu Santo, se nos permita ser instrumentos de paz en nuestras familias, en la Iglesia y el mundo. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Cristo, quien transforma el agua en el vino mejor, el Hijo de María, quien adorna nuestro corazón con los mejores dones, se encuentra en este altar para alimentarnos con el mejor pan: el pan de los hijos de Dios; abriéndonos a su misericordia, pasemos a comulgar.

==================================

Descargue estas moniciones en versión imprimible II DOMINGO DEL TO (C) 2016

==================================

2016

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: