XXVI Domingo del Tiempo Ordinario (C) 2016 : Moniciones

XXVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C – 2016

Am 6, 1a. 4-7 / Sal 145 / 1Tm 6, 11-16 // Lc 16, 19-31

«Combate el buen combate de la fe.» (1Tm 16, 12a)

La Santa Biblia

Imagen tomada de: <http://es.freeimages.com/photo/the-holy-bible-1483623&gt;

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a la celebración del Día del Señor. Desde hace varios domingos hemos sido invitados a reflexionar sobre el papel de los bienes materiales en la vida del cristiano; hoy, se hace un nuevo ahínco en ello; lo cual resulta muy conveniente pues, el seguimiento de Cristo no se mide en la opulencia que una persona pueda atesorar, sino en cómo dispone de las bendiciones que recibe en servicio de sus hermanos. Llenos de dicha por nuestro Dios, celebremos esta acción de gracias.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

San Pablo invita al joven Timoteo a mantenerse firme en el combate de la fe, lo cual, resuena en nuestros oídos, ya que muchas cosas nos seducen a desviarnos de nuestro camino; por eso la denuncia de Amón y Jesús resultan claves para revisar nuestro apego o no a los bienes materiales; incluso a nuestra concepción de bendición y opulencia, pues, sin muchos bienes, el pobre Lázaro llegó a lo que es nuestra meta. Llenos del Espíritu de Dios, atendamos a su Palabra de vida.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Tú que eres nuestro sumo bien, escúchanos, Señor.

1) El Señor sustenta al huérfano y a la viuda. Que nuestra Iglesia, atenta al clamor de los pobres y desvalidos, sea modelo de comunión y caridad; para que, movida por tu generosidad, sea signo de tu gloria.

2) Tienen a Moisés y a los profetas: que los escuchen. Que quienes gobiernan nuestros pueblos y quienes gozan de riquezas sepan atender a tu mensaje de justicia para que a todos alcance el pan, el trabajo y las posibilidades de una vida justa y en paz.

3) Hijo, recuerda que recibiste tus bienes en vida y Lázaro a su vez males: por eso encuentra aquí consuelo. Que nuestros hermanos que padecen necesidades y persecuciones, no mengüen su esperanza y sean sostenidos por tu acción generosa y nuestra caridad sincera.

4) Conquista la vida eterna a la que fuiste llamado. Que nuestra comunidad de fe, animada por la intercesión de san Jerónimo, se mantenga fiel a escuchar tu Palabra y a poner tu divina Presencia por encima de todo interés o bien material, para que seamos dignos de tus sacramentos.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Cuando llevamos al altar nuestras ofrendas, no le presentamos al Señor nuestras sobras, sino lo más digno de nuestro trabajo, lo cual ha de ser transformado en presencia misma de Dios. En este momento, presentemos por manos del sacerdote nuestro firme propósito de contribuir con aquellos que nos necesitan para mostrar el rostro bondadoso de nuestro Dios. Hagamos nuestras ofrendas.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Cristo mismo es nuestro alimento. Él es nuestra riqueza a saciedad, nuestro bien supremo. Pasemos a comulgar para que, unido nuestro corazón al suyo y degustando con mayor intensidad de su Palabra, nada ni nadie separe nuestra mirada del camino que Él nos presenta y nos lleva a ser santos. Como hermanos, pasemos al altar.

======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible 26-domingo-del-to-c-2016

======================

Featured Image -- 1080

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: