XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (C) 2016 : Moniciones

XXIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C – 2016

Ex 17, 8-13 / Sal 121 (120) / 2Tm 3, 14-4, 2 // Lc 18, 1-8

«¿Acaso Dios no hará justicia a sus elegidos si claman a él día y noche, mientras él deja que esperen? (Lc 18, 7b)

CSONTVÁRY KOSZTKA, Tivadar
Praying Saviour (detail)
1903
Oil on canvas
Janus Pannonius Múzeum, Pécs

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a la celebración de la Eucaristía. En este XXIX Domingo del Tiempo Ordinario continuamos el camino que nos abre la Palabra de Dios; hoy, el llamado es a centrar nuestra atención en nuestra relación con Dios mediante la oración y la escucha de su Palabra; con lo cual seguimos avanzando en este año santo de la misericordia.

Llenos de dicha por las invitaciones de nuestro Dios a un vida con sentido, celebremos su santo Nombre.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

El poder de las plegarias ante nuestro Dios es inmenso. La oración suplicante nos permite reconocer el rostro bondadoso de nuestro Padre; sin embargo, algunos se desaniman al ver que sus plegarias no surten efecto, con lo que se desconoce que ellas contribuyen con el plan de Dios; sin embargo, hoy se nos da una esperanza: “¿Acaso Dios no hará justicia a sus elegidos?.

Alegrémonos porque tenemos un Dios que nos escucha; ahora escuchemos su voz.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Jesús, Tú eres nuestro auxilio: escucha nuestra oración.

1) Por la Iglesia, la cual presentas en tu oración al Padre; para que sea sitio donde los hombres podamos gozar la experiencia de tu salvación, la justicia y la misericordia.

2) Por nuestra nación, para que unida a tu corazón, sepa encontrar la justicia que de ti procede y, a ejemplo de Moisés unido en oración a ti, seamos bendecidos con el don de la paz.

3) Por todos nuestros hermanos que en la Iglesia viven la vocación de la contemplación mediante la oración constante, para que tú, Señor, lo sostengas y los hagas faros de tu misericordia. Sigue llamando obreros a tu mies.

4) Por nuestros hermanos que padecen dolores, enfermedades y contrariedades; para que volcando sus corazones a la plegaria pura, sincera y contante, hallen la comprensión de tu obrar en ellos.

5) Por nosotros, a quienes has reunido por el poder de tu Espíritu a celebrar tu Nombre, para que seamos una comunidad orante, que no tema escuchar tu Palabra y anunciarla a tiempo y destiempo en medio de nuestra vida cotidiana.

MONICIÓN AL OFERTORIO

En la misma ciudad había una viuda que acudía al juez para decirle: Hazme justicia”. Ahora que nos acercamos al altar de Dios, acudamos a él con toda confianza. Al depositar nuestras ofrendas y presentarlas al Señor de nuestra vida, pongamos en sus manos todo lo que nos aqueja para que nuestra oración suba, con pureza de corazón, como incienso en presencia de Dios. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Las Sagradas Escrituras te darán la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe en Cristo Jesús”, dice san Pablo. Ahora Cristo mismo, la Palabra eterna de la misericordia del Padre está en medio de nosotros para elevar nuestras oraciones y súplicas. Acerquémonos a comulgar con él con el corazón lleno de esperanza.

======================

Descague estas moniciones en versión imprimible29-domingo-del-to-c-2016

======================

Reflexión

Los católicos, lo somos, no sólo por el hecho de congregarnos en un sitio específico, o por un código moral, o nuestra obediencia al obispo de Roma: el Papa; todo esto, si bien, son elementos característicos de nuestra fe, son consecuencias de algo aun más importante e íntimo, sin lo cual todo carece de sentido: nuestra relación personal con Dios. Pero cuando nos preguntamos en cómo está nuestra realción con él, generalmente respondemos: yo no mato, no robo, no cometo adulterio, etc. y así nos vamos por las ramas; ya que el discípulo de Jesús lo es porque abre todo su ser para atander a su maestro.

Hoy, una vez más el maestro nos da claves para fortalecer nuestra relación con él, la cual se ve afectada por el frenesí de la vida cotidiana, por el desgaste del tiempo o el pecado que poco a poco nos aleja de su mirada. Hoy nos invita a orar; a hablarle, a suplicarle justicia una y otra vez, a insistir y persistir; sin embargo esta oración no es en un solo sentido, también debe llevarnos a escucharlo a Él  y reconocer, en el silencio de la plegaria, la bondad que esconde su obrar hacia nosotros y el poder de su Palabra, como lo señala san Pablo a su amigo Timoteo.

Estamos invitados, pues, a orar: a orar sin desfallecer como Moisés al elevar sus manos.

Featured Image -- 1080

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | 3 comentarios

Navegador de artículos

3 pensamientos en “XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (C) 2016 : Moniciones

  1. rosa

    Muy buena la refleccion. Tambien pido al Señor de la Vida que permanezcan enriqueciéndonos con sus guiones y reflexiones . Que el Señor los bendiga y los guarde.

    Me gusta

  2. definitivamente la oración es el puente misericordioso que nos das nuestro señor para llegar a el para cumplir su palabra oremos pus, con fervor cristiano y obtengamos ese don precioso que nos regala Dios y acerquémonos a el y a su madre la virgen con devoción sabiendo que el escucha todos nuestras suplicas paz y bien un abrazo fraterno.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: