XXX Domingo del Tiempo Ordinario (C) 2016 : Moniciones

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C – 2016

Sir 35, 12-14. 16-18 / Sal 34 (33) / 2Tm 4, 6-8. 16-18 // Lc 18 9-14

«¡Dios mío, ten compasión de mí, que soy un pecador!.» (Lc 18, 13c)

Niña rezando

Imagen tomada de: <http://es.freeimages.com/photo/girl-praying-1517078&gt;

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos el año litúrgico va avanzando en su camino y con él, el año santo de la Misericordia. Hoy, XXX Domingo del Tiempo Ordinario, el Señor nos invita a revisar nuestro camino en este año santo; para ello, nos coloca en clave de oración poniendo presente el clamor de quienes necesitan de nuestras obras de misericordia. Celebramos, también, hoy el día mundial de las misiones; roguemos a Dios que siga colmando al mundo con personas valerosas que anuncien su Evangelio en todas partes.

Llenos de la dicha del resucitado, abramos nuestra vida a la misericordia del Dios que atiende a nuestras plegarias.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La Palabra de Dios sigue ubicando nuestro corazón en una dimensión fundamental para la vida cristiana: la oración; sin embargo, en este domingo, Cristo, maestro de oración, no enseñará que ella no es una satisfacción del ego, sino un encuentro con la verdad de Dios y nuestra propia verdad; ya que Dios escucha el clamor del oprimido, el huérfano, la viuda y quien reconoce con dolor de corazón su culpa y su pecado. Escuchemos atentos la voz del Dios que enaltece a los humildes.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Padre de misericordia, escucha y ten piedad (de nosotros).

1) “Padre lleno de amor, te pedimos por el Papa Francisco, y por nuestro obispo N.; protégelos con tu fuerza y santifícalos con tu gracia”.

2) Que nuestros dirigentes escuchen atentos tu voz en los pobres, los excluidos y quienes más requieren de condiciones de vida digna y trabajo justo.

3) “Que los enfermos vean en sus dolores una participación en la Pascua de tu Hijo, para que así también tengan también parte en su consuelo”.

4) Padre que justificas a quien se humilla ante tu presencia y derribas de su trono a los poderosos, mueve nuestro corazón a buscarte en el sacramento de la reconciliación y la oración sincera.

5) Dios de bondad, cubre con tu misericordia a esta comunidad que has congregado para celebrar tu majestad; ayúdanos a no separar nuestro corazón de ti y del clamor de los oprimidos.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Como el publicano en el templo, dispongamos nuestro corazón para la ofrenda. Reconozcamos lo que somos delante del Señor, ya que para él, ni los títulos, ni los bienes acumulados, menos aún, las apariencias son motivos de justificación. Abrámonos a su misericordia y presentemos ante el altar nuestras vidas y los dones de nuestro trabajo. Hagamos la ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

El Dios que acerca a su presencia a los marginados y los pecadores que se reconocen su fragilidad ante él, está presente con todo su amor y bondad. Purifiquemos nuestro corazón de toda vanidad y orgullo para que gocemos de la dicha de su justificación. Con corazón fervoroso y en clima de oración pasemos a comulgar.

==============================================

Descargue estas moniciones en versión imprimible: 30-domingo-del-to-c-2016

==============================================

:::REFLEXIÓN:::

El Evangelio sigue colocando nuestra atención en la oración; en este caso, se trata de una oración que se desviste de todo orgullo y apariencia. Cristo no señala que el clima de oración es una antítesis de las propuestas del mundo, en donde las marcas, el poder adquisitivo y las prácticas apreciables por todos son las que justifican e incluyen en esferas sociales; sin embargo, para entrar en la esfera de Dios, de una relación sincera con Él, todo esto es un estorbo, aun las mismas prácticas religiosas con las cuales queremos sentirnos justificados ante su presencia. La oración debe brotar como un ejercicio constante, una práctica asidua, que si bien requiere de alguna disciplina (el rosario, la liturgia de las horas, la lectio divina, los sacramentos, etc.) también debe ser una experiencia que nos permita vaciar nuestro corazón ante la presencia de quien conoce hasta el fondo de nuestras entrañas.

Sigamos esta semana en clima de oración, supliquemos el perdón de nuestros pecados y un corazón misericordioso para que seamos puente que conduzca a Dios y no seres que separan a nuestros hermanos de la presencia de Él por la falta de coherencia en nuestro Testimonio.

Que la Inmaculada Virgen María y san José nos acompañen con sus plegarias.

Featured Image -- 1080

IMG_2253-0

Anuncios
Categorías: Moniciones, Reflexiones | Etiquetas: , , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “XXX Domingo del Tiempo Ordinario (C) 2016 : Moniciones

  1. José Santos Zárate ortiz

    Me gustaría recibir las moniciones,lecturas,u artículos del evangelio del día.

    Me gusta

    • Hola José Santos…
      El Señor te dé la paz.
      Por lo pronto este blog está pensado para compartir la moniciones dominicales y de algunas fiestas especiales… Hacer ese trabajo para cada día de año par e impar sería una labor titánica… Por lo pronto, contamos con tu oración para que sostenga esta humilde obra en pro de la celebración eucarística dominical.
      Un abrazo desde Bogotá.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: