XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario (C) 2016 : Moniciones

XXXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C – 2016

Ml 3, 19-20a / Sal 98 (97) / 2Ts 3, 7-12 / Lc 21, 5-19

«Sin embargo, para los que honran mi nombre, se levantará el sol de justicia trayendo curación en sus alas» (Ml 3, 20a)

Galería del sol

Imagen tomada de: <>

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a esta celebración del Nombre del Señor. El año litúrgico va llegando a su conclusión y con él, el lenguaje de la liturgia nos recuerda dos cosas: el final de la vida del hombre y el amor que por encima de todo debemos profesar a nuestro Dios.

Descarguemos en Dios nuestro corazón, nuestros afanes y cansancios. Apaguemos nuestros móviles para que en este encuentro, lo único relevante sea su presencia. Celebremos Eucaristía.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Como cristianos creemos que en la segunda venida del hijo del hombre se restablecerá la justicia y todos seremos juzgados por nuestras obras y nuestro amor; sin embargo, la Palabra de Dios nos da tres claves en este domingo: la primera: honrar el nombre del Señor; la segunda: el trabajo que aniquila la ociosidad nociva y, por último, la perseverancia.

Animados por nuestra esperanza, escuchemos la Palabra de nuestro Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Por el honor de tu Nombre, escúchanos Señor.

1) Que tu la Iglesia, sus ministros y fieles, perseveren en el cumplimiento de tus mandatos, siendo recinto de caridad intensa, escuela de contemplación de tu Palabra y signo verás de salvación.

2) Derrama tu Espíritu Santo, Señor, sobre los que gobiernan nuestros pueblos para que busquen servirte con justicia y su trabajo fortalezca la dignidad de las personas que les has confiado.

3) Fortalece con la caricia de tu amor a nuestros hermanos enfermos, cansados y aquellos que se ven tentados a desdibujar la dignidad que nos has otorgado. Que en todos resplandezca tu luz.

4) Acuérdate, Señor, de nuestros hermanos que están buscando un empleo. Bendícelos con un trabajo que dignifique sus vidas y con el cual construyan la civilización del amor.

5) Con la fuerza de tu Palabra y la intercesión de todos los santos, bendice a nuestra comunidad parroquial, para que, atentos a la voz de nuestros pastores, perseveremos en la oración y en la alegría del amor.

MONICIÓN AL OFERTORIO

San Pablo nos ha recordado la importancia de nuestro trabajo para dignificar la vida y para darle validez a nuestro testimonio. En este momento que acercamos al altar el fruto de nuestro trabajo, dejemos en manos de Dios, por medio del sacerdote, nuestros esfuerzos y elevemos una plegaria por nuestros hermanos que buscan un empleo digno y aquellos que trabajan por el Evangelio. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Decir que Cristo es el Señor, es también aceptar su primacía en nuestra historia. Que al acercarnos al altar para alimentarnos con su divina presencia, renovemos nuestra fe y nuestro deseo de vivir bajo la voluntad del Padre. Como hermanos en un mismo bautismo y un mismo altar, pasemos a comulgar.

======================================

Descargue estas moniciones en versión imprimible 33-domingo-del-to-c-2016

======================================

Featured Image -- 1080

:::::::::::::::::::::::::REFLEXIÓN:::::::::::::::::::::::::

Con la conclusión del año litúrgico la miradase centra en el día del Señor, ese día en el que todo llegará a su culmen. A veces, el tiempo pasa con tanto afán y frenesí de nuestra parte, que olvidamos que el sentido de nuestra historia se halla en ese día: en el que él juzgará a los vivos y los muertos. Por tanto, hoy la Palabra de Dios y el testimonio de los santos, nos dan cuatro claves para este día:

1) Invocar el Nombre del Señor (orar): ¿Cuál es la calidad e intensidad de nuestros momentos de oración? A veces me sorprendo y decepciono de ver a algunos hermanos católicos en la celebración de la Eucaristía desfilando por el templo para atender llamadas en sus telefonos móviles, ¿No se supone que la Eucaristía es nuestro momento más importante de encuentro con el ser que da sentido a nuestras vidas? Frente a este ser todo debería ser trivial; es más, deberíamos confiar a Él todo lo que nos requiera durante la misa, ya que al concluir, tendremos la fuerza para hacer frente a todos los desafíos. Atención con esa tentación.

2) El trabajo: San Pablo en su carta nos insiste en la importancia de trabajar con la conciencia de ser testimonio de diligencia. El trabajo no sólo es un recursos para enriquecer nuestras arcas; de hecho para san Pablo esto era lo menos importante, sino también, es una manera de establecer el reino de Dios; es en este escenario donde damos testimonio real de aquello en lo que creemos y en quien creemos. ¡Cuántos santos han sido ejemplo de esto!

3) Discernimiento – Sabiduría: ¿Cómo saber lo que hay que hacer? ¿Cómo conservar la calma y la convicción frente a un mundo que desconoce el plan de Dios? ¿Qué hacer frente a una sociedad que parece lanzada al caos? Es fácil alarmarse después de ver el noticiero, pero ¿no nos señala el mismo Jesús que los tiempos son malos? Nuestra gran sabiduría es la cruz, señaló el apóstol; por tanto, hay que pedir al Espíritu Santo que nos inspire el gesto y la palabra oportuna, para que la fuerza de nuestro amor, sea la semilla de transformación de la historia, así sea en lo más pequeño.

4) La perseverancia: Esta es otro don del Espíritu Santo, por lo cual hemos de pedirla cada día. Ante Dios nos comprometimos el día de nuestro bautismo por conservar la gracia y cada uno de nosotros ha experimentado lo difícil que es este propósito; sin embargo, Dios no ayuda. Seguir el camino del Señor no se trata de un camino de emociones y sentires, esto es una decisión que implica decirle “Sí”, como la Virgen María y San José, aun en los momentos de mayor dificultad y contradicción.

Que la misericordia de Dios se derrame en nuestros corazones para que nos presentemos dignos en su presencia.

IMG_2366

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “XXXIII Domingo del Tiempo Ordinario (C) 2016 : Moniciones

  1. Pingback: Noviembre 2016 | Monicionista litúrgico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: