III Domingo de Cuaresma (A) 2017 : Moniciones

III DOMINGO DE CUARESMA

CICLO A – 2017

Ex 17, 3-7 / Sal 94 / Rm 5, 1-2. 5-8 // Jn 4, 5-42

Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón.»”. (Sal 94)

caída de agua

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos, hermanos a la celebración del día del Señor. La Cuaresma va avanzando y hoy se nos invita a meditar sobre el poder de nuestra alianza con Dios. Muchos vivimos nuestra fe sin ser conscientes de ello, pero el amor de Dios se derrama sobre nosotros como alianza de santidad. Nosotros le adoraremos con todo nuestro ser y él siempre caminará junto a nosotros.

Alegres porque Dios nos abandona, iniciemos nuestra eucaristía.

 

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

A pesar de nuestros pecados, murmuraciones e infidelidades, Dios sigue derramando su amor, como agua vivificante sobre nosotros. Él es fiel a su alianza. Esta es la invitación que nos hace la Palabra de Dios en este domingo; esta es la garantía de nuestra fe, no para seguir pecando, sino para volver nuestro corazón a la bondad de nuestro Dios y saciar nuestra sed de sentido.

Movidos por el Espíritu Santo que se nos ha dado, escuchemos el divino mensaje.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/.  Sacia nuestra sed, Señor..

1) Señor, dame esa agua: así no tendré más sed. Que tu Iglesia Santa, que se prepara para la Pascua, sea manantial de salvación que acerque a todos los hombre a la dicha de tu presencia y la gracia del bautismo.

2) Clamó Moisés al Señor y dijo: ¿Qué puedo hacer con este pueblo? Que nuestra nación y sus gobernantes, atentos a tus llamados, busquen la justicia, el bien común y la defensa de la dignidad de la vida sobre todos los intereses particulares.

3) El amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado. Que tu Divino Espíritu asista a nuestros hermanos enfermos, a los que sufren el abandono y la soledad, el flagelo del desempleo y el desamor, para que saciando su sed, sean reflejos de tu amor.

4) Si conocieras el don de Dios y quién es el que te pide de beber, le pedirías tú, y él te daría agua viva. Señor, que esta comunidad de fe no pase de largo ante tus invitaciones a la conversión, de modo que, saciados con tu bondad, estemos dispuestos a proclamar la victoria de la vida sobre la muerte: el poder de tu Pascua.

 

MONICIÓN AL OFERTORIO

Como la samaritana, al presentar nuestras ofrendas, pidamos al Señor que sacie nuestra seda, para que nutridos de su agua pura y vivificante, podamos ser transformados por el amor que Dios derrama en nuestros corazones; así, junto con el pan y el vino, presentemos al Dios de nuestros padres, los frutos de nuestra cuaresma. Hagamos nuestra ofrenda.

 

 

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Dice el apóstol: “mas la prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros”: Los católicos no necesitamos prueba mayor, ya que en este pan y en este vino su divina presencia está realmente para alimentarnos y animarnos en el camino de la vida. Acudamos a quien sacia nuestra sed y comulguemos con él.

 

=======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

=======================

 

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: