Viernes Santo : Celebración de la pasión de Señor

CELEBRACIÓN DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

(2017)

Is 52, 13-53, 12 / Sal 31 (30) / Hch 4, 14-16; 5, 7-9 // Jn 18, 1-19, 42

«Te adoramos, ¡Oh Cristo!, y te bendecimos; pues por tu santa cruz redimiste al mundo»

Cruz

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos. En silencio reverente iniciamos esta celebración de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo. Con la cruz, signo de derrota y ajusticiamiento para los criminales, nosotros los cristianos vemos el símbolo de la infinita misericordia de nuestro Dios.

Esta celebración consta de tres momentos. Primero, la liturgia de la Palabra, donde reconocemos en la cruz el cumplimiento de las promesas del Antiguo Testamento. Luego, la veneración de la cruz, donde aceptamos en la cruz el actuar salvador de nuestro Dios. Finalmente, el rito de comunión donde degustamos a quien en la cruz se inmoló.

Iniciemos esta celebración adorando a Cristo quien con su sacrificio en la cruz ha reconciliado al mundo con el Padre.

MONICIÓN A LA VENERACIÓN DE LA CRUZ

Adoramos a Cristo Jesús y veneramos todos los instrumentos por los cuales Él cumplió el plan de salvación. Al besar la imagen de Crucificado, adoramos profundamente su naturaleza humana y divina que nos ha abierto las puertas de la misericordia. Del mismo modo, hoy se recoge una ofrenda que la Iglesia universal destina a apoyar a los cristianos de Tierra Santa. (No pensemos que pagamos para venerar; antes bien, ofrendamos lo mejor para nuestros hermanos en la fe que padecen tantas adversidades y persecuciones).

Acerquémonos a venerar el santo madero de la Cruz.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

El Cordero inmolado en la Cruz, ha querido, no sólo morir por nuestras transgresiones y pecados, sino también quedarse con nosotros en el camino de la vida; recibirlo no sólo es abrirse a su misericordia sino también ser signo de ella en nuestra cotidianidad. Peregrinemos hacia la Cruz, hacia el altar donde el Hijo de Dios se nos entrega por entero.

=======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

Descargue el esquema de la celebración dando click aquí

Descargue el texto de la Pasión del Señor según san Juan dando click aquí

=======================

Jesús

ESQUEMA DE LA CELEBRACIÓN DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

«Te adoramos, Oh Cristo, y te bendecimos; pues por tu Santa Cruz redimiste al mundo»

Observaciones de la Celebración

  • Se deben disponer ornamentos Rojos.

  • No debe haber flores.

  • No se trata de una celebración festiva sino reflexiva, por eso, el carácter de los cantos más que invitar a los aplausos debe invitar a la meditación.

  • La celebración consta de tres momentos: 1) Liturgia de la Palabra (Lecturas y oración universal), 2) Adoración de la Santa Cruz y 3) Sagrada comunión.

  • Hoy en la oración universal se debe disponer el modo más adecuado para la realización de esta, ya que implica una primera parte hecha por uno de los lectores designados para ellos (sentados) y otra por el presidente (la asamblea se pone de pie)

  • Hoy, también, se realiza la Colecta mundial por la Tierra Santa, por lo que el Papa Francisco y los Obispos de los lugares santos invitan a la generosidad del Pueblo Católico para preservar las comunidades y lugares asociados a nuestra historia de salvación.

  • No se despide al pueblo con la bendición.

LISTA DE ELEMENTOS PARA LA CELEBRACIÓN (Sacristán)

El altar debe estar sin mantel

Alfombra y cojines para la postración

Una cruz cubierta. Preferiblemente, debe ser la única en el templo

Purificadores para la veneración de la cruz

Purificadores para los vasos sagrados

Velas que acompañan al Ss. Sacramento

Ornamentos ROJOS

Corporal y mantel pequeño

MINISTERIOS

Colecta pro Tierra Santa

Monicionista

Lector

Salmista

Acólito

Ministros de la comunión

o. Universal

Concelebrante 2

Diácono

Presidente

Lectura de la Pasión según san Juan

Comentarios C:

Sanedrín S:

Jesucristo :

ESQUEMA DE LA CELEBRACIÓN

  • Monición de entrada (Monicionista)

  • Entrada en silencio: El Presidente, Concelebrantes y diácono se postran en acto de adoración al misterio de la inmolación de Cristo. La asamblea permanece de rodillas

  • Oración (Presidente): no se dice oremos

I. LITURGIA DE LA PALABRA

  • Lecturas: Is 52, 13-53, 12 / Sal 31 (30) / Hch 4, 14-16; 5, 7-9 // Jn 18, 1-19, 42

  • Homilía

  • Oración universal (Lectores intercalados, Presidente): La más universal de todas las oraciones del año. La primera parte será hecha por un lector designado previamente (Permanecen sentados) y la otra parte es realizada por el Presidente (Todos se colocan de pie).

II. ADORACIÓN DE LA CRUZ

  • Monición a la Veneración de la Cruz (Monicionista)

  • Presentación de la cruz. (Diácono – Presidente): El diácono toma la cruz cubierta con un velo y la va descubriendo, según el formulario elegido para ello.

  • Procesión de veneración de la Cruz: El acólito con un purificador ayuda al Diácono a sostener la cruz, mientras los fieles, en procesión solemne, pasan a besar la cruz.

  • Colecta para los lugares santos: Es necesario aclarar que «No se paga para venerar la cruz», por el contrario, esos dineros ayudarán a los católicos que en los lugares santos, viven su fe en medio de tantas adversidades.

III. SAGRADA COMUNIÓN

  • Padre nuestro (Asamblea): Los ministros de la comunión con velas encendidas acompañan al Diácono o uno de los Concelebrantes por la reserva eucarística; mientras es traída, el Acólito extiende un mantel que no cuelgue de los bordes de la mesa y extiende el Corporal para posar sobre él el copón con la Eucaristía.

  • Cordero de Dios (Presidente): El Presidente tomando una de las formas consagradas, la presenta a la Asamblea y hace la oración «Cordero de Dios»

  • Monición a la comunión (Monicionista)

  • Procesión de comunión

    • Los cantos de la comunión deben ser sobrios y que permitan meditar en el misterio de la Cruz.

    • Una vez concluido el rito de la comunión, los ministros con el Diácono retiran la reserva que haya quedado al lugar destinado para ellos; mientras el acólito retira el Corporal y el mantel del altar.

  • Oración conclusiva (Presidente)

  • Oración sobre el pueblo (Presidente): Los ministros se retiran preferiblemente en silencio.

======================

De la Cruz y Santa Biblia

VIERNES SANTO

EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

EVANGELIO

«Pero fue traspasado a causa de nuestra rebeldía, fue atormentado a causa de nuestras maldades; el castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud» (Is 53, 5)

Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según san Juan 18,1-19,42

¿A quién buscan?

C. Salió Jesús de la sala donde había celebrado la última cena con sus discípulos y se fue con ellos al otro lado del torrente Cedrón, y entraron a un huerto que había allí. Judas, el traidor, también conocía ese lugar, porque Jesús muchas veces se había reunido allí con sus discípulos. Judas, pues, acompañado de la tropa y algunos sirvientes cedidos por los sumos sacerdotes y los fariseos, fue al huerto con antorchas, lámparas y armas. Jesús, que sabía todo lo que le iba a suceder, se adelantó y les preguntó:

¿A quién buscan?

C. Ellos le contestaron:

S. A Jesús el de Nazaret.

C. Él les dijo:

Yo soy.

C. Judas, el traidor, también estaba con ellos. Apenas les dijo Jesús «Yo soy», retrocedieron y cayeron al suelo. Jesús les preguntó otra vez:

¿A quién buscan?

C. Ellos le dijeron:

S. A Jesús el de Nazaret.

C. Jesús respondió:

Ya les dije que soy yo. De manera que si me buscan a mí, dejen que estos se vayan.

C. Así debía cumplirse lo que había dicho «No dejé que se perdiera ninguno de los que me diste». Simón Pedro, que tenía una espada, la sacó y de un tajo le cortó la oreja derecha a un esclavo del sumo sacerdote. El esclavo se llamaba Malco. Entonces le dijo Jesús a Pedro:

Guarda de nuevo la espada. Yo tengo que pasar el trago amargo que me dio mi Padre.

Llevaron a Jesús primero donde Anás

C. Entonces la tropa con su capitán y los sirvientes de las autoridades judías pusieron preso a Jesús, lo ataron y se lo llevaron primero a donde Anás, el suegro de Caifás. Caifás era sumo sacerdote ese año, y fue el que dijo a las autoridades judías que más valía que un solo hombre muriera por el pueblo.

Simón Pedro y otro discípulo se fueron detrás de Jesús. Ese otro discípulo era conocido de sumo sacerdote y entró con Jesús al patio del palacio del sumo sacerdote, mientras que Pedro se quedó fuera junto a la puerta. Entonces el otro discípulo, el conocido del sumo sacerdote, salió y habló con la portera e hizo entrar a Pedro. La portera le preguntó a Pedro:

S. ¿No eres tú de los discípulos de ese hombre?

C. Él respondió:

S. No soy

C. Los esclavos y los sirvientes habían encendido brasas y estaban ahí calentándose, porque hacía frío. Pedro se quedó con ellos calentándose. El sumo sacerdote interrogó a Jesús sobre sus discípulos y sobre lo que enseñaba. Jesús le respondió:

Yo he hablado en público delante de todo el mundo. Yo siempre enseñé en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos; no dije nada en secreto. ¿Por qué me interrogas a mí? Interroga a los que han escuchado mis palabras. Ellos saben lo que yo he dicho.

C. Apenas dijo esto, un sirviente que estaba ahí le dio una bofetada a Jesús y le dijo:

S. ¿Así contestas al sumo sacerdote?

C. Jesús le respondió:

Si hablé mal, muestra en qué está lo malo; pero si hablé bien, ¿por qué me pegas?

C. Entonces Anás envió a Jesús atado a donde el sumo sacerdote Caifás.

¿No eres tú también de sus discípulos? No soy

C. Pedro seguía ahí calentándose. Entonces le preguntaron:

S. ¿No eres tú también de sus discípulos?

C. Pero él lo negó diciendo:

S. No soy.

C. Uno de los esclavos del sumo sacerdote, pariente del hombre al que Pedro le había cortado la oreja, le dijo:

S. Yo te vi en el huerto con él.

C. Pero Pedro lo negó otra vez. Y en seguida cantó un gallo.

«Mi título de rey no viene de aquí abajo»

C. De donde Caifás se llevaron a Jesús al pretorio. Ya había amanecido. Pero los que lo llevaron no entraron al pretorio para no quedar impuros y poder así comer el cordero pascual. Pilato salió a donde estaban ellos y les preguntó:

S. ¿Qué acusación tienen contra ese hombre?

C. Ellos le respondieron:

S. Si no fuera un criminal, no te lo hubiéramos entregado.

C. Pilato les dijo:

S. Llévenselo ustedes y júzguenlo según su ley.

C. Los judíos le contestaron:

S. Nosotros no tenemos autoridad para dar muerte a nadie.

C. Así debía cumplirse lo que Jesús había dicho para indicar la manera cómo iba a morir.

Entró de nuevo Pilato al pretorio, llamó a Jesús y le preguntó:

S. ¿Eres tú el rey de los judíos?

C. Jesús le respondió:

¿Dices tú esto por tu propia cuenta, o porque otros te lo dijeron de mí?

C. Pilato respondió:

S. ¡Yo no soy judío! Gente de tu propio pueblo y los sumos sacerdotes vinieron aquí para entregarte. ¿Qué fue lo que hiciste?

C. Jesús le respondió:

No es el mundo el que me ha hecho rey. Si el título de rey me viniera de este mundo, tendría gente a mi servicio que peleara para que yo no cayera en manos de las autoridades judías. Pero mi título de rey no viene de aquí abajo.

C. Pilato le dijo:

S. Entonces, ¿sí eres rey?

C. Jesús le respondió:

Eres tú quien lo dices. Yo he nacido y he venido a este mundo para esto: para dar testimonio de la verdad. Todo el que está por la verdad escucha mi voz.

C. Pilato le preguntó:

S. ¿Y qué es la verdad?

C. Pero al decir esto salió de nuevo a hablar con los judíos y les dijo:

S. Yo no encuentro en él razón alguna para condenarlo. Pero es costumbre entre ustedes que yo les deje libre a alguien con ocasión de la Pascua. ¿Quieren que les deje libre al rey de los judíos?

C. Ellos gritaron otra vez y dijeron:

S. ¡A ese hombre no! ¡Suéltanos a Barrabás!

C. El tal Barrabás era un bandido

¡Viva el rey de los judíos!

C. Entonces Pilato se llevó a Jesús y lo hizo azotar. Además los soldados trenzaron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza, lo vistieron con un manto rojo. Y se le acercaban y le decían:

S. ¡Viva el rey de los judíos!

C. Y le daban bofetadas. Entonces salió Pilato otra vez y les dijo a los judíos:

S. Miren: aquí se los traigo. Quiero que se den cuenta de que no encuentro en él razón para condenarlo.

C. Y salió Jesús con la corona de espinas y el manto rojo. Pilato les dijo:

S. ¡Ahí tienen al hombre!

C. Apenas lo vieron los sumos sacerdotes y los sirvientes, gritaron:

S. ¡Crucifícalo! ¡Crucifícalo!

C. Pilato les dijo:

S. Llévenselo ustedes y crucifíquenlo. Porque yo no encuentro en él razón para condenarlo.

C. Los judíos le replicaron:

S. Nosotros tenemos una Ley, y según esa Ley tiene que morir porque se declaró Hijo de Dios.

C. Cuando oyó Pilato estas palabras, se fue atemorizando más y más; y entró de nuevo al Pretorio y le preguntó a Jesús:

S. ¿De dónde eres?

C. Pero Jesús no le respondió. Entonces Pilato le dijo:

S. ¿A mí no me hablas? ¿No sabes que tengo autoridad para dejarte libre y también para crucificarte?

C. Jesús le respondió:

No tendrías autoridad sobre mí si Dios no te la permitiera. Por eso, más culpable es el que me entregó a ti.

¡Que muera! ¡Que muera! ¡Crucifícalo!

C. Al oír esto, Pilato trató de dejarlo libre. Pero los judíos gritaron:

S. Si dejas libre a este, no eres amigo del emperador, porque todo el que se proclama rey se pone en contra del emperador.

C. Cuando Pilato oyó estas palabras, sacó a Jesús y se sentó en el tribunal, en el sitio que llamaban «El Empedrado», en hebreo Gabatá. Era la víspera de la Pascua, alrededor de mediodía. Entonces, les dijo a los judíos:

S. ¡Ahí tienen a su rey!

C. Ellos gritaron:

S. ¡Qué muera! ¡Qué muera! ¡Qué muera!

C. Pilato les dijo:

S. ¿Quieren que crucifique a su rey?

C. Los sumos sacerdotes respondieron:

S. ¡No tenemos más rey que el emperador!

C. Entonces Pilato se lo entregó para que lo crucificaran.

Lo crucificaron, y con él a otros dos.

C. Se llevaron, pues, a Jesús. Y cargando con la cruz, salió de la ciudad hacia el llamado Lugar de la Calavera, o en hebreo Gólgota. Allí lo crucificaron, y con él a otros dos: uno a cada lado, y Jesús en el centro. Pilato además mandó a escribir un letrero para ponerlo encima de la cruz. Lo que estaba escrito era: «Jesús de Nazaret, rey de los judíos». Como el sitio donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad y el letrero estaba escrito en hebreo, latín y griego, muchos judíos lo leyeron. Pero los sumos sacerdotes de los judíos le dijeron a Pilato:

S. No debieras haber escrito «El rey de los judíos», sino «Dijo que era el rey de los judíos».

C. Pilato respondió:

S. Lo que escribí, escrito queda.

Se repartieron mi ropa.

C. Los soldados, después que crucificaron a Jesús, se apoderaron de su ropa y la dividieron en cuatro partes, una para cada soldado, y se quedaron también con su túnica. Y como no tenía costuras, sino que estaba tejida de una sola pieza, se dijeron:

S. No la rasguemos; más bien echémosla a suerte, para ver a quién le toca.

C. Así debía cumplirse lo que dice la escritura: «Se repartieron mi ropa y echaron a suerte mi túnica». Esto fue lo que hicieron los soldados.

Este es tu hijo. Esta es tu madre.

C. Junto a la cruz de Jesús estaban también su madre, la hermana de su madre, María de Cleofás y María Magdalena. Al ver a su madre y cerca de ella al discípulo que él tanto amaba, Jesús le dijo:

Mujer, este es tu hijo.

C. Luego dijo al discípulo:

Esta es tu madre.

C. Y desde aquel momento el discípulo la recibió como su propia madre.

Todo está cumplido

C. Después, sabiendo que ya todo estaba cumplido, y para que la Escritura se cumpliera hasta el final, Jesús dijo:

Tengo sed.

C. Había allí una vasija llena de vinagre; empaparon, pues, una esponja, la ataron a una rama de hisopo y se la acercaron a la boca. Después de beber el vinagre, dijo Jesús:

Todo está cumplido.

C. E inclinando la cabeza, entregó su espíritu.

Todos se arrodillan y hacen una pausa.

Y enseguida brotó sangre y agua

C. Como era víspera del sábado, los judíos le pidieron a Pilato que mandara a quebrar las piernas de los crucificados y retirar sus cuerpos, para que no quedaran en la cruz hasta el día siguiente, que era un sábado muy solemne. Los soldados fueron y quebraron las piernas de los dos que habían sido crucificados con Jesús. Pero cuando llegaron a él, al ver que ya estaba muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con la lanza, y enseguida brotó sangre y agua. El que lo vio lo atestigua: su testimonio es verdadero, y él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. Porque todo esto sucedió para que se cumpliera la Escritura: «No le quebrarán ningún hueso». Y otro pasaje de la Escritura dice: «Mirarán al que traspasaron».

Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos.

C. Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, pero a escondidas por miedo a las autoridades judías, le pidió a Pilato permiso para llevarse el cuerpo de Jesús. Y Pilato se lo concedió. Entonces fue y se llevó el cuerpo. También Nicodemo, aquel que la primera vez había ido de noche a ver a Jesús, y llevó una mezcla de mirra y áloe, como unos treinta kilos. Entonces tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en lienzos, embalsamándolo con las sustancias aromáticas, según la costumbre que tienen los judíos para enterrar. En el lugar en que Jesús fue crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro recién excavado, en el que todavía no habían enterrado a nadie. Así, pues, como ese día era víspera del sábado judío, y ese sepulcro estaba cerca, en él sepultaron a Jesús.

Palabra del Señor.

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “Viernes Santo : Celebración de la pasión de Señor

  1. Pingback: Semana Santa 2017 | Monicionista litúrgico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: