I Domingo de Pascua (A) 2017 : Moniciones

I DOMINGO DE PASCUA: Domingo de Resurrección

CICLO A – 2017

Hch 10, 34a. 37-43 / Sal 118 (117) / Col 3, 1-4 ó 1Co 5, 6b-8 // Jn 20, 1-9

La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. ”. (Sal 118)

estatua de Cristo

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a esta celebración. Hoy es el día de la alegría, pues nuestro Dios ha cumplido sus promesas en Cristo. Él ha vencido el poder de la muerte y de la cruz se ha alzado victorioso con la fuerza del Espíritu Santo; este es el núcleo de nuestra fe y por eso estamos dichosos.

Movidos por el gozo del Señor, iniciemos esta celebración de la Pascua.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La Palabra de Dios nos ubica en el núcleo mismo del anuncio apostólico: el Kerigma. El hombre que pendió del madero ha sido rescatado de la muerte para darnos una nueva vida por el bautismo y la conversión. Acerquémonos a la Palabra con espíritu reverente y atendamos la voz de quien ha salido del sepulcro y ahora está revestido de poder.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/.  Tú que has vencido la muerte, escúchanos.

1) Por el Papa Francisco, nuestro obispo N., nuestro párroco y todo el pueblo que has adquirido con tu sangre, para que en este tiempo de la Pascua, movidos por tu amor, demos abundantes frutos de una nueva vida.

2) Por nuestros pueblos oprimidos por el pecado, para que atendiendo a tu mensaje siempre nuevo, siempre vivo, restablezcan la dignidad de la vida, la justicia y la solidaridad.

3) Por nuestros hermanos que movidos por la tentación del egoísmo se han alejado de ti, para que por tu resurrección salgan de sus sepulcros y gocen de la vida abundante de brota de ti.

4) Por esta comunidad que has reunido con la fuerza de tu Pascua, para que, atenta a tu Palabra, constante en la oración y la alegría del Evangelio, descubra el rostro amable y fraterno de vivir en tu presencia.

 

MONICIÓN AL OFERTORIO

Con la entrada de la Pascua, el mundo se renueva y el fruto del trabajo de nuestras manos comienza a florecer en la tierra y en la presencia de nuestro Dios. Hagamos la ofrenda de nuestro corazón para que Cristo, quien ha vencido el poder de la muerte, nos transforme en ofrendas agradables al Padre como lo serán este pan y este vino. Dichosos, hagamos nuestra ofrenda.

 

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Cristo Jesús, resucitado de entre los muertos, está en medio de nosotros ofreciéndonos todo su amor y misericordia. Él nos acompaña en el camino de la vida para dejar el hombre viejo y las obras de muerte. Él nos alimenta con su presencia, con su cuerpo, con su sangre y con su Palabra para que, creyendo en su Palabra, anunciemos su buena nueva a todos. Llenos de esta alegría, pasemos a comulgar con nuestro Señor.

========================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

========================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: