III Domingo de Pascua (A) 2017 : Moniciones

III DOMINGO DE PASCUA

CICLO A – 2017

Hch 2, 14. 22-33 / Sal 16 (15) / 1P 1, 17-21  // Lc 24, 13-35

Dios resucitó a este Jesús, y todos nosotros somos testigos ”. (Hch 2, 32)

Luz de pan

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos, hermanos, a la celebración de este tercer domingo de la Pascua. Nuestro corazón está dichoso porque Dios ha hecho maravillas en nosotros por medio de Cristo Resucitado. Hoy, como los Apóstoles y los discípulos de Emaús estamos llamados a dar testimonio del Evangelio, la buena noticia: la tumba está vacía y Dios ha cumplido sus promesas.

Llenos del amor de Dios, iniciemos nuestra celebración.

 

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La Palabra de Dios nos impulsa a convencernos de nuestra fe; así lo vemos en las palabras de San Pedro, quien, tanto en su carta como en su discurso de Pentecostés, da testimonio de Jesús que compartió la vida con él; del mismo como los discípulos de Emaús lo hacen de aquel Jesús que hizo camino con ellos. Aventurémonos a caminar con el resucitado y escuchemos su voz en la sagrada escritura y la fracción del pan

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/.  Quédate con nosotros, Señor.

1) Te pedimos, Señor, por la Iglesia, para que degustando tu presencia viva en la Escritura y la fracción del pan, avive su espíritu misionero para anunciar la esperanza en medio del mundo.

2) Te presentamos, Dios vivo, nuestra nación, para que venciendo las vicisitudes que la dividen por el egoísmo, resucite a una vida plena cimentada en la fraternidad que brota del Padre celestial.

3) Te imploramos, Cristo resucitado, por nuestros hermanos que sufren el vilipendio del mundo, para que se mantegan firmes en la fe bautismal, sus compromisos religiosos y sus votos sacramentales.

4) Te rogamos, Jesús resucitado, por esta comunidad que has rescatado a precio de tu sangre. Aumenta nuestra fe, para que te adoremos en tu Palabra y seamos asiduos a la fracción del pan.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Dios nos ha dado lo mejor de sí en el sacrificio y resurrección de su Hijo amado. No nos ha pedido nada a cambio, pero ¿Cómo no responder a este amor con lo mejor del nuestro? Presentemos en el altar el fruto de nuestro trabajo, nuestros esfuerzos de conversión, nuestras fatigas y esperanzas para reconocerlo en este pan y vino. Hagamos nuestra ofrenda.

 

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?» Reconozcamos la presencia real del Resucitado en este pan que el Espíritu Santo ha consagrado y demos testimonio con palabras y hechos del camino que Cristo traza con nosotros. Pasemos a comulgar.

=======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

=======================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: