XIV Domingo del Tiempo Ordinario (A) 2017 : Moniciones

XIV Domingo del Tiempo Ordinario

CICLO A – 2017

Za 9, 9-10 / Sal 145 (144) / Rm 8, 9. 11-13 // Mt 11, 25-30

Alégrate, hija de Sión; canta, hija de Jerusalén”. (Za 9, 9)

flores de primavera

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos, hermanos a la celebración del día del Señor. En este XIV Domingo del Tiempo Ordinario, Cristo nos enseña, no sólo a orar, sino también a alabar al Padre de las misericordias por las obras que realiza en nosotros y por nosotros. Así, pues, movidos por el espíritu de Cristo, aclamemos la gloria de nuestro Dios y demos gracias. Iniciemos nuestra celebración.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La Palabra de Dios nos inspira y exhalta nuestro corazón ante las obras de nuestro Dios. Él nos colma con su amor y abre nuestro corazón para su obrar en él, en este sentido, Cristo mismo es nuestro ejemplo: Él rompe en alabanzas al Padre a contemplar sus maravillas; por eso, San Pablo, nos invita a obrar conforme a ese mismo espíritu para ser revitalizados por la gracias.

Prestemos atención, al Dios que obra en medio de nosotros.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/.  Te alabamos y bendecimos, Señor, Dios nuestro.

1) Por la Iglesia, para que movida por tu Espíritu Santo, acoja tu Palabra con fidelidad y entusiasmo anunciando al mundo los valores del Reino.

2) Por el Papa Francisco, nuestro Obispo N., los presbíteros y los diáconos, para que no cesen de sembrar el mensaje que alegra los corazones para la salvación del mundo.

3) Por nuestros hermanos que sufren, para que, sumergidos en la meditación de tu misterios, alegren sus corazones y sean modelos de seguimiento de tu Evangelio.

4) Por nosotros, para que, en unión con la Santísima Virgen María y San José, acojamos tu voluntad, meditemos tu Palabra y se demos frutos de caridad.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Ha dicho el Señor: Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. A la hora de llevar nuestras ofrendas al altar, también traemos el peso de nuestro corazón; depositémoslo junto al pan y el vino para encontrar en el don de la Eucaristía, el consuelo y la alegría que buscamos. Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Dice el salmista: El Señor es fiel a sus palabras, bondadoso en todas sus acciones. El Señor Jesús, presente en medio de nuestra asamblea cumple sus palabras; Él no nos deja solos en medios de nuestras luchas y afanes. Adorémoslo y alabémoslo por sus obras. Pasemos a comulgar para que este alimento nos ayude a llevar su yugo y nos sostenga en la alegría del Evangelio.

=====================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

=====================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: