XXIV Domingo del Tiempo Ordinario (A) 2017 : Moniciones

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo A – 2017

Sir 27,30-28-7 / Sal 103 (102) / Rm 14, 7-9 // Mt 18, 21-35

El Señor es compasivo y misericordioso”.  (Sal 103)

Amor

Imagen tomada de: <http://es.freeimages.com/photo/love-1487879&gt;

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos hermanos a la celebración de la mesa del Señor. En este XXIV Domingo del Tiempo Ordinario la voz del Señor nos invita al perdón, el cual, más que una palabra es una experiencia exigente en la vida del cristiano para una vida en libertad y en semejanza al corazón del Padre.

Abiertos al amor y el perdón de Dios, demos gracias.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La Palabra de Dios es exigente y limpia el corazón. Hace una semana, ella nos invitaba a la corrección del hermano que nos ha ofendido, hoy, a perdonar hasta setenta veces siete; sólo así, como señala el autor de la primera lectura, gozaremos del perdón de Dios y la serenidad de una vida en su presencia.

Perdonar implica llenarse del amor del Padre y saberse perdonado por él. Puestos en sus manos, escuchemos la voz de nuestro Dios.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/.  Dios de la reconciliación, escúchanos.

1) Por el Papa Francisco, para que lleno de tu Espíritu Santo, siga invitando a tu Iglesia a una vida de misericordia, comunión y perdón.

2) Por nuestras naciones, las cuales se ven fracturadas por tantos intereses y pecados; para que en ella florezca el perdón como motor de la justicia y el desarrollo humano.

3) Por todos nuestros hermanos enfermos por el odio y el rencor, para que la gracia de tu ternura nos cubra en la experiencia sanadora de la misericordia.

4) Por esta comunidad reunida en torno a tu altar, para que unida en oración con la Inmaculada Virgen María, sea recinto de perdón y acogida a todos los que buscan una nueva oportunidad para ser felices en la presencia del Padre.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Al depositar nuestra ofrendas sobre el altar, báñanos, Señor con tu gracia y con el valor suficiente para salir en busca del hermano que hemos ofendido para abrazarlo en la experiencia del perdón. Perdona nuestras culpas y ayúdanos a perdonar.

Hermanos, hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

El Hijo de Dios, el rostro de su perdón y misericordia está en el altar para sanar nuestro corazón de todo rencor, de todo egoísmo que nos impide perdonar y vivir en felicidad y santidad. El camino no es fácil, y tampoco su presencia una fórmula mágica, pero sí es una motivación para dar el primer paso y el segundo y el siguiente a la paz.

Animado por su presencia, pasemos a comulgar con cuerpo y la sangre que nos consiguió el perdón de nuestro pecado.

====================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

====================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: