XXVII Domingo del Tiempo Ordinario (A) 2017 : Moniciones

XXVII Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo A – 2017

Is 5, 1-7 / Sal 80 (79) / Flp 4, 6-9 // Mt 21, 33-43

danos vida, para que invoquemos tu nombre, Señor.”.  (Sal 80)

viñedos de Chardonnay

Imagen tomada de:<http://es.freeimages.com/photo/chardonnay-vineyards-1513203&gt;

MONICIÓN DE ENTRADA

XXVII Domingo del Tiempo Ordinario. Bienvenidos, hermanos a la celebración del día del Señor. Hoy, la liturgia nos hace pensar en la parcela de trabajo, de la cual debemos presentar al buen Dios el fruto de nuestros afanes.

Pongamos nuestras vidas en manos del Padre, para que él, que nos invita a dar una cosecha abundante, sea también el sembrador de todo deseo y obra buena en nosotros.

Iniciemos nuestra acción de gracias.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La salvación es la viña del Señor, dispuesta a ser entregada a quien la quiera recibir y trabajar por ella. Es un don y una responsabilidad del creyente.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/.  Dueño de la viña, escúchanos.

  1. Para que tu Iglesia, atenta a la voz de tu Hijo y en comunión el Papa Francisco y los obispos, acoja y difunda con fidelidad la buena nueva de tu Reino.
  2. Que nuestra nación, atendiendo a la piedra que desecharon los arquitectos, construya condiciones de justicia y solidaridad para que nadie quede excluido de la vida fraterna.
  3. Que aquello que trabajan día a día por su digno sustento, lo hagan con la alegría de contribuir con tu obra redentora. Ten misericordia de aquellos que buscan un empleo.
  4. Que nuestra comunidad parroquial, abrazando el magisterio de nuestro obispo N., sea terreno fecundo para los valores del reino y la acogida orante y activa de tu Palabra.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Al momento de presentar nuestras ofrendas, también llevemos al altar nuestro corazón. Dios espera de nosotros justicia y no la sembramos con ahínco, espera misericordia y fallamos; aún así, él no se cansa de perdonarnos. Que estas ofrendas nos motiven a reiniciar nuestro caminar.

Hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

El Hijo amado de Dios, aquella piedra rechazada por tantos, aun por algunos que nos llamamos cristianos, está, a pesar de todo, sobre el altar, llamándonos a hacer de nuestra vida una plegaria, una obra de salvación. Pasemos a comulgar para que animados por su presencia, caminemos dando sentido a nuestras vidas.

Pasemos, con corazón humilde, a comulgar.

======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

======================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: