Solemnidad de la Inmaculada Concepción 2017: Moniciones

SOLEMNIDAD DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN

2017

Gn 3, 9-15.20 / Sal 98 (97) / Ef 1, 3-6. 11-12 // Lc 1, 26-38

El poderoso ha hecho  obras grandes por mí.

MONICIÓN DE ENTRADA

Celebramos, hermanos, la obra de Dios, la obra de Cristo, la santificación del Espíritu Santo en la Inmaculada Virgen María. Ella fue preservada del pecado original por prerrogativa de Dios para alistar el camino de Jesucristo.

Acudamos a María para que fortalezca nuestro corazón en la lucha contra el pecado como lejanía de Dios.

Llenos de alegría demos gracias a nuestro Dios por la madre que nos ha regalado.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Por Eva se introdujo el pecado en la historia de la humanidad alejándonos del rostro de Dios. Por María, la llena de gracia, se introdujo la salud: Cristo, el Señor, quien nos ha acercado a Dios para gozar de su ternura y misericordia.

Como María, acojamos la Palabra de Dios para que se haga carne en nuestras vidas por nuestras obras. Escuchemos atentos.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Por intercesión de la Inmaculada, escúchanos Señor.

  1. Por la Iglesia, para que durante este adviento sea animada por la penitencia gozosa y la intercesión de la Inmaculada, y se disponga a alegrarse con la Buena noticia de la salvación.
  2. Por aquellos a quienes has confiado el gobierno de los pueblos para que rijan con justicia y santidad los destinos de sus gentes.
  3. Por nuestros hermanos que sufren la enfermedad, la privación de la libertad o el desempleo, para que confiados a la oración de la Virgen María, renueven sus esperanzas.
  4. Por esta comunidad para que unida en oración con María, la madre de Jesús, escuche tu Palabra y dé frutos abundantes de caridad, fe y esperanza.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Como María, la esclava del Señor, pongamos nuestras vidas en manos del Señor, así como dejamos nuestras ofrendas en manos del sacerdote para permitir que Cristo se haga carne en nuestra comunidad de fe.

Con los ojos puestos en María, quien nos conduce a su Hijo, hagamos nuestra ofrenda.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Cristo, a quien aguardó María con paciente espera, se encuentra en el altar. Como ella, entremos en comunión con él, gocemos de su encuentro íntimo y amigable, para dar frutos que nos conduzcan a la vida eterna.

En el gozo del Señor y su Inmaculada madre, pasemos a comulgar.

======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

======================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: