02 Domingo del Tiempo Ordinario (B) 2018 : Moniciones

II DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B – 2018

1S 3, 3b-10. 19 / Sal 40 (39) / 1Co 6, 13c-15a. 17-20 // Jn 1, 25-42

Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios” (Jn 1, 34)

Imagen tomada de: <https://cn.freeimages.com/photo/hand-indicating-signal-1547897&gt;

MONICIÓN DE ENTRADA

Comenzamos el Tiempo Ordinario, con él, la liturgia nos llama a reflexionar sobre el sentido de nuestra vocación: hemos sido llamados a ser cristianos, por tanto, a reproducir en nosotros la imagen del Señor. Dios no deja de llamarnos y abrirnos su corazón. Depositemos ante él nuestro ser y alabemos su Nombre glorioso.

Iniciemos con hijos de Dios, la celebración de la Eucaristía.

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

La vocación es un regalo de Dios. Él nos llama a ser cristianos y seguirle, no fuimos bautizados por accidente; Dios se ha valido de muchos medios para llamarnos, así como lo hizo con los primeros discípulos o el joven Samuel. Escuchemos atentos para reconocer la voz de quien nos llama y que seamos instrumentos para que otros escuchen la voz de Dios en sus vidas.

Prestemos atención a la liturgia de la Palabra.

ORACIÓN DE LOS FIELES

R/. Jesús, Cordero de Dios, escúchanos.

  1. Tú que llamaste al joven Samuel para ser instrumento de tu gracia en medio de su pueblo, haz que la Iglesia siga siendo instrumento de salvación en comunión con el magisterio del Papa y los obispos.
  2. Tú que hiciste al salmista proclamar tu justicia ante la gran asamblea, ilumina con la fuerza de tu Espíritu a nuestros gobernantes para que decidan y obren conforme a tu justicia, la cual sondea los corazones y escucha las voz de los débiles y agobiados.
  3. Tú que has hecho de nuestros cuerpos templos del Espíritu Santo, fortalece a nuestros hermanos (y a nosotros mismos) agobiados por la tentación y el pecado, para que seamos testimonio de tu bondad ante todos los hombres.
  4. Tú que llamaste a tantos hombres y mujeres a seguirte, sigue llamando a personas que se consagren con entera decisión y convicción al seguimiento de tu santo Evangelio en los diferentes estilos propuestos por la Iglesia y los que tu Espíritu decida inspirar.
  5. Tú que ante la predicación de Juan el Bautista, permitiste que los hombres te encontraran para ser tus discípulos, confirma a esta asamblea que te celebra como Mesías, en los sentimientos de un verdadero seguidor de tu Evangelio en misericordia, justicia y bondad.

MONICIÓN AL OFERTORIO

Del mismo modo que Samuel, san Pablo, San Andrés o San Pedro, quienes, deponiendo lo que estorbaba de ellos para el encuentro con Dios, despojemos nuestro corazón de lo que no es esencial y ofrezcamos -junto con el pan y el vino- lo mejor de nuestro ser para convertirnos en imagen viva de Dios para los demás.

Presentemos a Dios nuestras ofrendas y nuestras vocaciones.

MONICIÓN A LA COMUNIÓN

Con gran alegría san Andrés comunicaba: Hemos encontrado al Mesías, esto dio pie para el seguimiento de otros. Que al encontrarnos cara a cara con Aquel que está en el altar, podamos vivir la alegría del Evangelio, el gozo del seguimiento de Cristo y la santificación de nuestras vidas.

Como hermanos en la fe, acerquémonos al altar para comulgar.

=============================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando clik aquí

=============================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: