XXI Domingo del Tiempo Ordinario (B) 2018 : Moniciones

XXI Domingo del Tiempo Ordinario

CICLO B – 2018

Jos 24, 1-2a. 15-17. 18b / Sal 34 (33) / Ef 5, 21-32 / Jn 6, 60-69

“Nosotros hemos creído y sabemos que eres el Santo de Dios”. (jn 6, 69)

hands

Imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/hands-1509113&gt;

Monición de Entrada

Hermanos, bienvenidos a la celebración de la mesa del Señor. En este XXI Domingo del Tiempo Ordinario, el buen Dios nos reúne para experimentar su gracia. Él nos congrega como familia suya para celebrar su nombre y su bondad ¿A quién más podríamos acudir?

Roguemos al Espíritu del Señor que descienda sobre nosotros y mueva nuestro corazón a la alabanza de su Nombre. Iniciemos nuestra Eucaristía.

Monición a la Liturgia de la Palabra

Dios nos habla y con sus palabras nos invita a degustar su mensaje, a reconocer el amor que late en sus palabras, las cuales son cobijo a nuestro ser. A veces, asoma la exigencia, la cual, aparentemente puede resultar muy alta ante nuestra tibieza, pero ¿A quién podremos ir? En estas Palabras de San Pedro late nuestra propia relación con Dios.

Escuchemos atentos y sirvamos al Señor, dando testimonio de su bondad.

Oración de los Fieles

R/. Cristo, Palabra de vida, escúchanos.

1) Que tu Iglesia, Señor, te sirva con toda sinceridad y eficiencia, manifestando al mundo el poder de tu misericordia y la bondad de tus palabras.

2) Que nuestros gobernantes iluminados por la Palabra de Vida, destierren de ellos mismos y de su ejercicio legislativo y administrativo la corrupción que atenta contra la dignidad de la vida, la transparencia de conciencia y el bienestar de nuestra casa común.

3) Que los hogares rotos por el desamor, la miseria, la infidelidad o la violencia, sean cubiertos por tu corazón, para que reconozcan el mundo el poder de tu amor y el llamado que haces a cada uno a defender su dignidad.

4)  Que nuestra comunidad parroquial (religiosa), unida como verdadera familia en torno a la voz de sus pastores, sea lugar de acogida a todos los hombres y mujeres sedientos de tu Palabra.

Monición al Ofertorio

Ofrezcamos, junto con la ofrendas de eucarísticas, nuestra propia existencia; que así como el pan  y el vino son transformados por el poder del amor de Dios, así mismo, nosotros, nos transformemos en reflejos de su gloria y santidad para nuestros hermanos y familiares.

Presentemos nuestras ofrendas.

Monición a la Comunión

Señor, tú tienes palabras de vida eterna; así Pedro hacía confesión de su fe. Acerquémonos a comulgar con el Pan de vida, con la Palabra de vida. Que reconozcamos, en la fuerza de los sacramentos y en la meditación ardua de la Palabra de Dios, la presencia de quien nos invita a abrazarlo en los hermanos y servirlo sin doblez de corazón.

Como hermanos, pasemos al altar.

====================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

====================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: