XXII Domingo del Tiempo Ordinario (B) 2018 : Moniciones

XXII Domingo del Tiempo Ordinario
CICLO B – 2018

Dt 4, 1-2. 6-8 / Sal 15 (14) / St 1, 17-18. 21b-22. 27 // Mc 7, 1-8. 14-15. 21-23

“Aceptad dócilmente la Palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros”.

La Biblia

Imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/holding-the-bible-1498772&gt;

Monición de Entrada
Hermanos, paz y bien. Nos reunimos en torno al altar en el día del Señor para proclamar sus maravillas, para bendecirlo por el banquete de vida y el don de su Palabra. Que este mes de septiembre que comienza demos lugar privilegiado en nuestras casas y día a día a honrar la Palabra de Dios, a escucharla, orarla y dar frutos generoso en nuestra vida.
Con gozo, porque el Espíritu del Señor está con nosotros, demos gracias.

Monición a la Liturgia de la Palabra
La liturgia de la Palabra nos remite a considerar el papel de la Palabra de Dios en nuestro diario vivir. ¿Le damos la importancia que se merece? Jesús ilumina con ella las tradiciones, las leyes, la vida; sólo quien deja iluminar su vida por la Palabra de Dios reconoce su poder. Atendámosla y guardémosla con nuestro bien más querido, porque quien desconoce a la Escritura, desconoce a Cristo (San Jerónimo).
Escuchemos

 

Oración de los Fieles
R/. Cristo, Palabra de vida, escúchanos.

1) Que tu Iglesia, santa y católica, sepa superar el problema del escándalo y, antes bien, sea escándalo por guardar tu Palabra y ser semilla de misericordia.
2) Que nuestra nación abra los oídos a la Palabra de Dios que un día fue regada por hombres y mujeres incansables. Que ella nos guíe a la construcción de una sociedad justa y fraterna.
3) Que la Palabra de Dios sea sustento y fortaleza para quienes enfrentamos las adversidades de la vida, en especial de nuestros hermanos enfermos y migrantes. Que ella sea el motivo de esperanza que da sentido a los días.
4) Que en nuestra comunidad de fe la Palabra de vida no sea un elemento decorativo, sino la fuente de nuestra caridad, de nuestra oración, de nuestra comunión; para que encontrado a Cristo en las escrituras y los sacramentos vivamos un amor sincero con nuestros hermanos.

Monición al Ofertorio
Presentemos al Dios que nos ama y no cesa de hablarnos nuestras ofrendas. Ofrezcamos a Dios el propósito de acoger su Palabra, estudiarla y meditarla. Que junto con este pan y vino, el amor de Dios y su mensaje den sentido a nuestro diario vivir y a nuestro camino de santidad. Hagamos nuestra ofrenda.

Monición a la Comunión
Comulgar con el Cuerpo del Señor, con su Palabra, con los hermanos en la vida de la Iglesia y todos los hombres del orbe: son la invitaciones que nos hizo el concilio Vaticano II y que hoy resuenan con fuerza en nuestro corazón. Acerquémonos dignamente a este sacramento y renovemos nuestra opción por el Dios que da norte a nuestro ser y nos sostiene en la adversidad.
Pasemos a comulgar.

=======================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

=======================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: