XXIV Domingo del Tiempo Ordinario (B) 2018 : Moniciones

XXIV Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo B – 2018

Is 50, 5-9a / Sal 115 (114) / St 2, 14-18 // Mc 8, 27-35

Día del migrante

“Pruébame tu fe sin obras y yo por la obras te probaré mi fe”.

Paz

Imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/paix-1222681&gt;

Monición de Entrada

Bienvenidos, todos al banquete del Señor. Él nos sostiene con su Palabra, con su Cuerpo y Sangre. Él ha dado su vida por nosotros para abrirnos las puertas de cielo y vivir como hermanos por el bautismo y la caridad, pero esto sólo será posible si tomamos con profundidad la pregunta que él nos lanza: ¿Ustedes quién dicen que soy yo?.

Movidos por el Espíritu Santo, celebremos al Dios de la vida.

Monición a la Liturgia de la Palabra

Hermanos, serenemos el corazón para escuchar la voz de nuestro Dios. Acallemos las voces en nuestra mente para que recibamos a quien es el mesías, el Hijo de Dios, como lo confiesa Pedro. Sólo quien acoge la palabra y la traduce en acciones, esto es, en el abrazo de su cruz, puede dar muestras fehacientes de su fe.

Atendamos la voz de nuestro Dios.

Oración de los Fieles

R/. Jesús, Hijo de Dios vivo, escúchanos.

1) Oremos por nuestra Iglesia, para que permanezca fiel, unida y católica ante las adversidades del mundo y dé muestra sincera de su fe con palabras y obras.

2) Oremos por nuestro país, para que atendiendo a los clamores de los justos, aprecie la vida, el trabajo digno y la equidad entre las personas que lo conformamos.

3) Oremos por quienes por diversas circunstancias han tenido que abandonar su tierra, para que sean sostenidos por nuestra generosidad, la cual brota de confesar a Jesús como Mesías.

4) Oremos por nuestra parroquia (comunidad religiosa), para que recibamos la Palabra de Dios con alegría, la oremos con persistencia y demos, con obras simples y creíbles, testimonio de la victoria de la cruz del Señor.

Monición al Ofertorio

Es momento del ofertorio, con él iniciamos la segunda parte de nuestra celebración: la liturgia de la eucaristía. Que al presentar el pan y el vino como ofrenda de nuestro trabajo, abracemos la cruz del Señor y hagamos confesión con nuestro testimonio de su victoria sobre la maldad.

Hagamos nuestra ofrenda.

Monición a la Comunión

El Siervo de Dios, Cristo resucitado, está en medio de nuestra comunidad. Adoremos su presencia: en su Palabra, en los ministerios de la Iglesia, en este santo sacramento. Roguemos la presencia de su Espíritu para que nos mueva a una caridad sincera, en especial hacia nuestros hermanos migrantes y aquellos que nos muestran su rostro de bondad.

Como comunidad de salvación, pasemos al altar.

============================

Descargue estas moniciones dando click aquí

============================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: