XXVI Domingo del Tiempo Ordinario (B) 2018 : Monciones

XXVI Domingo del Tiempo Ordinario

Ciclo B – 2018

Nm 11, 25-29 / Sal 19 (18) / St 5, 1-6 // Mc 9, 38-43. 45. 47-48

«Pero Moisés le contestó: —¿Ya estás celoso por mí? ¡Ojalá el Señor le diera su espíritu a todo su pueblo, y todos fueran profetas!» Nm 11, 29

Amanecer con las gaviotas

Imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/sunrise-with-seagulls-1404590&gt;

Monición de Entrada

Bienvenidos, hermanos a la celebración del día del Señor. Hoy nos alegramos por tres acontecimientos: por la resurrección de Cristo, por la acción del Espíritu de Dios en la historia y por el recuerdo de San Jerónimo quien pone nuestros ojos en el don de la Palabra de Dios.

Alegres por el amor de Dios derramado por su Espíritu en nuestros corazones, iniciemos nuestra celebración.

Monición a la Liturgia de la Palabra

El cristiano se deja modelar por la Palabra de Dios, esta es una de las bellas lecciones que nos ha dado San Jerónimo, traductor de la Biblia. Hoy, la Palabra nos invita a moldear nuestros sentimientos y reconocer que el don de Dios es para quien él quiere compartirlo, nada de celos, solo exigencia personal en la vivencia del Evangelio y gozo al contemplar la obra de Dios en los demás.

Atentos, pongamos nuestro corazón en Cristo, Palabra del Padre.

Oración de los Fieles

R/.  Espíritu de Dios, escúchanos.

1) Santo Espíritu, dale el don de discernimiento a tu Iglesia para que reconociendo tu obra en todos los hombres, haga brillar la alegría del mensaje evangélico.

2) Fuerza de Dios, asiste con tu sabiduría a nuestros gobernantes para que, cumplan con la misión que les ha sido encomendada a cabalidad y con transparencia.

3) Amor del Padre y el Hijo, acompaña con tu bondad a nuestros hermanos que sufren, a quienes se encuentran lejos de tu corazón, para que volviendo sus ojos a tu Palabra, hallen en ella la fuerza de la esperanza.

4) Suave brisa de Dios, sopla sobre nuestra comunidad para que, en comunión, descubra en la Palabra de vida la fuerza para vencer la tentación, la división y la indiferencia.

Monición al Ofertorio

Constantemente nos vemos tentados a alejarnos del Señor, a olvidar su Palabra. Roguemos al Espíritu de Dios que junto con el pan y el vino transforme la ofrenda de nuestro corazón para vivir en comunión con Él y con los hermanos que más nos necesitan.

Hagamos nuestra ofrenda.

Monición a la Comunión

Alimentarnos de la mesa del Señor nos implica: la aceptación amorosa de su Palabra, la confianza en su Santo Espíritu, el reconocimiento de los dones que Dios derrama en cada hombre y mujer, la batalla constante contra la tentación y la confianza en su amor.

Vayamos al altar de Cristo, quien fortalece nuestros pies en el sendero. Pasemos a comulgar.

=================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

=================

Anuncios
Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: