Celebremos este día… El obrar de Dios en medio de nosotros. Los cristianos, por la encarnación de Jesucristo, sabemos que no estamos solos.

En el silencio que nos alberga en algún momento del día, adoremos al Dios que se hizo niño, que se hizo como nosotros.

Que la Inmaculada, nos acompañe en nuestro diario caminar.