Solemnidad de la SS. Trinidad

Ciclo C – 2019

Pr 8, 22-31 / Sal 8 / Rm 5,1-5 / Jn 16, 12-15

«y la esperanza no defrauda, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado». (Rm 5, 5)

Monición de Entrada

Bienvenidos hermanos a la celebración del día del Señor. Hemos iniciado ya el Tiempo Ordinario, tiempo de esperanza y camino; y lo hacemos con la celebración de la Santísima Trinidad. Hoy exaltamos al Dios que es familia, comunidad: al Dios que nos creó, que nos comunica su amor y actúa en nosotros. Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

En actitud de adoración, iniciemos nuestra alabanza al Dios que manifiesta su diversidad en la unidad.

Monición a la Liturgia de la Palabra

Dios desde siempre se ha complacido en sus criaturas, por eso nos habla, sale a nuestro encuentro y nos sustenta para que comprendamos su actuar en medio de nosotros. Padre, Hijo y Espíritu Santo avivan nuestra esperanza, nuestra fe y nuestro amor, para que escuchándolos, los cristianos iluminemos la historia.

Escuchemos atentamente la Palabra del Dios Trinidad.

Oración de los Fieles

R/.  Padre, Hijo y Espíritu Santo, escúchanos.

1) Por la Iglesia, para que como hija predilecta del Padre, manifieste en cada uno de sus miembros el mensaje de salvación y esperanza para cada hombre.

2) Por nuestra nación, la cual fue adquirida a precio de la sangre de Cristo; para que en cada persona y criatura que la habita, resplandezca la cruz, el amor y la verdad.

3) Por los padres de familia, especialmente quienes sufren, para que animados por el Espíritu de vida, reconozcan su misión de ser espejos del rostro bondadoso del Padre de las misericordias.

4) Por nuestra comunidad parroquial, para que, fortalecida por el gozo del bautismo, sea digna de los nombres que la reunen y la salvan: el del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Monición al Ofertorio

El Dios que se complace en los hombres y todas sus criaturas abre sus brazos para acoger lo que somos. Él nos da su corazón y lo transforma en luz. Junto a este pan y vino, hagamos nuestra ofrenda al Dios Trinidad.

Monición a la Comunión

El Hijo predilecto del Padre, que por la acción del Espíritu Santo se hizo hombre, está ne medio de nosotros. Al compartir el Pan, recibimos al Dios que es comunidad de amor, para vivir en comunión con nuestra Iglesia.

Abramos nuestro corazón a la comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Ruinas

Imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/ruins-1215196&gt;

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

Anuncios