Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor

Ciclo C – 2019

Gn 14, 18-20 / Sal 110 (109) / 1Co 11, 23-26 // Secuencia (opcional) // Lc 9, 11b-17

«Comieron todos y se saciaron». (Lc 9, 17)

Monición de Entrada

Bienvenidos hermanos a la celebración de la mesa del Señor. Hoy nos congrega la solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor. Esta celebración tiene repercusiones en muchos sentidos: en primer lugar, nos invita a adorar la presencia real del Resucitado en el pan y vino Eucarísticos; y, finalmente, a reconocer su presencia en la Iglesia, cuerpo místico del Señor.

Alegres por nuestro Dios, quien camina a nuestro lado y se hace alimento para nosotros, iniciemos nuestra acción de gracias.

Monición a la Liturgia de la Palabra

La experiencia cristiana tenía como fuente el bautismo, el cual encontraba su concreción en la caridad, la escucha de la Palabra y la fracción del Pan. Esta es nuestr alegría, la «tradición que hemos recibido» -como dice san Pablo-. ¿Qué lugar damos a estas experiencias?

Escuchemos atentos la Palabra, para presentar nuestros frutos en el altar.

Oración de los Fieles

R/.  Por tu Cuerpo y por tu Sangre, escúchanos, Señor.

1) Que tu Iglesia siga siendo cuerpo unificado que convoque a todos los hombres al abrazo de tu misericordia.

2) Que nuestros gobernantes, movidos por la fuerza del Espíritu Santo, promuevan la libertad religiosa y florezca en nuestra nación la semilla del cuerpo del Señor.

3) Que los ministros de tu Cuerpo y la Sangre, te sirvan con fidelidad, de modo que cumplan tu mandato: «denles a todos de comer».

4) Que quienes se forman en los seminarios y casas de formación religiosa, al volcar sus vida en la mesa del Señor, descubran el valor de su vocación.

5) Que nuestra parroquia adore con profundidad el misterio de la Eucaristía y, así, en la mesa del Señor seamos todos reunidos como hermanos a pesar de las diferencias.

Monición al Ofertorio

Es el momentos de presentar nuestras ofrendas. Que el fruto del trigo y de la uva sean presencia de Cristo en medio de nosotros por la acción el Espíritu Santo y el amor del Padre; del mismo modo, nosotros llevemos al altar nuestras vidas para que seamos signos de su buena nueva en el mundo.

Hagamos nuestra ofrenda.

Velas 2

Imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/candels-2-1518206&gt;

Monición a la Comunión

El Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Cristo el Señor está sobre el altar. Adoremos su presencia en medio de nosotros para que, reconociéndole en la mesa del Señor, en su Palabra, la oración y los hermanos, avancemos como hermanos hacia la vida en santidad.

Con espíritu devoto, pasemos a comulgar con el Hijo de Dios y toda la Iglesia.

====================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

====================