Solemnidad de la Navidad del Señor: Misa del Día

Ciclo A – 2019

Is 52, 7-10 / Sal 98 / Hb 1, 1-6 // Jn 1, 1-18

«Asimismo, cuando introduce en el mundo al primogénito, dice: Que todos los ángeles de Dios lo adoren». (Hb 1, 6)

Monición de Entrada

Bienvenidos, hermanos, a la celebración del amor de Dios. Él se ha hecho carne para habitar con nosotros. Él, en el niño de Belén, ha cumplido sus promesas para traernos la salvación y la paz. Junto con los ángeles, entonemos la alabanza al Dios Trino y Uno, quien en el pesebre, acoge nuestra humanidad para llenarla de su gloria.

Celebremos al Dios vivo.

Monición a la Liturgia de la Palabra

La Palabra de Dios se ha hecho carne en Cristo, el Señor. La debilidad de un infante, se levanta la fuerza creadora del Dios de la vida; en la noche del mundo, Él brilla como una luz para conducir a todos los hombres y mujeres al amor eterno de Dios, para vencer el pecado y alentar nuestra esperanza.

Atendamos, a la Palabra de Dios que habita en nuestra historia.

Oración de los Fieles

R/.  Dios de la vida, escucha nuestras súplicas.

1) Te pedimos, Señor, por tu Iglesia, para que la conserves en la fidelidad al Evangelio, la sustentes y la auxilies en medio de los desafíos del mundo.

2) Bendice con tu ternura y misericordia al Papa Francisco, para que, sostenido por tu gracia, te sirva con fidelidad, sabiduría y caridad.

3) Acoge a todo nuestros hermanos enfermos, para que, poniendo los ojos en la alegría del pesebre, brille tu rostro sobre ellos.

4) Protege a los niños de nuestra comunidad de fe, para que, protegidos por los méritos de tu infancia, crezcan en el amor de tu Nombre.

5) Tú que alegras nuestros corazones con la solemnidad de la Navidad, ilumina nuestra parroquia para que te descubra en los signos de los tiempos y te sirva con santidad.

Monición al Ofertorio

Al disponernos para presentar nuestros dones de pan y vino, dispongámos nuestros corazones en el altar y el pesebre de Cristo para gozar del intercambio amoroso de nuestra humanidad con la divinidad del Dios hecho niño.

Presentemos nuestras ofrendas para que se unan a la alegría angélica.

Monición a la Comunión

Cristo, el Hijo de Dios, el príncipe de la paz y prometido por los profetas, se encuentra sobre el altar. Junto con la Inmaculada Virgen María, San José y los ángeles adoremos el misterio de su Encarnación, el cual se actualiza por nuestra fe en el divino sacramento de la Eucaristía.

Llenos de amor y espíritu de adoración pasemos a comulgar con el Dios-con-nosotros.

Ángel

imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/christmas-1443741&gt;

==================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

==================