Solemnidad de la Epifanía del Señor

Ciclo A – 2020

Is 60, 1-6 / Sal 72 (71) / Ef 3, 2-3a. 5-6 // Mt 2, 1-12

«Las naciones vendrán hacia tu luz, los reyes vendrán hacia el resplandor de tu amanecer». (Is 60, 3)

Monición de Entrada

Celebramos hoy la Epifanía del Señor: Dios ha manifestado su misterio a todos los hombres. Sean, hermanos, bienvenidos a la celebración de la Eucaristía, en ella damos gracias a Dios por que nos ha manifestado su amor, con el cual, nuestra vida adquiere sentido; asimismo, rogamos para que siga fortaleciendo a la Iglesia en su tarea de anunciarlo a todos los hombres y mujeres del mundo.

Alegres por la luz de la estrella del Señor, demos comienzo a la celebración de la santa misa.

Monición a la Liturgia de la Palabra

Sabios de todo el mundo se postran ante la debilidad de un niño; Dios manifiesta el misterio de su amor y misericordia a todos sin distinción; a todos alcanza su luz y, como cristianos, creemos que nuestra misión es hacer que todas las personas conozcan de aquel Dios que transforma y da sentido a nuestros días; con lo cual, celebrar la Epifanía, es renovar nuestra vocación a la misión.

Escuchemos la Palabra de Dios, para que, atentos a la voz del Espíritu de Dios, reconozcamos el modo en el que Dios nos invita a ser misioneros en el mundo.

Oración de los Fieles

R/. Luz de los pueblos, escúchanos.

1) Tú que en este día has decidido hacer resplandecer tu estrella sobre todos los pueblos, Haz que tu Iglesia sea lámpara de tu Evangelio ante las situaciones del mundo.

2) Tú que atrajiste a los reyes de la tierra, ilumina con la fuerza de tu Espíritu Santo a los gobernantes de nuestra nación para que tomen decisiones desde la justicia y el poder de la buena voluntad.

3) Tú que, como rey, fuiste engalanado con oro, incienso y mirra, llena de tus dones a nuestros hermanos que sufren para que, unidos a ti, gocen de tu consuelo y misericordia.

4) Tú que eres la luz de todos los hombres de la tierra, ilumina a nuestra comunidad parroquial para que, atentos a tu Palabra, constantes en la caridad y fieles a tu mensaje, seamos signo de esperanza en el mundo para gloria de tu Nombre.

Monición al Ofertorio

Con los sabios, depositemos en el altar del Hijo de Dios lo mejor de nuestro corazón. Que los afectos, trabajos y búsquedas de nuestro ser, unidos a la mirra, el oro, el incienso, el pan y el vino, sean ofrendas agradables al corazón de Dios para que continuemos comunicando la luz de Cristo.

Hagamos nuestra ofrenda.

Monición a la Comunión

El Hijo de Dios, a quien los ángeles, los humildes y los reyes se postran, está sobre el altar para manifestar el amor infinito del Padre por cada uno de nosotros. Pasemos a comulgar para que, gozando de este amor, lo comuniquemos a todos los que necesitan de su presencia y de esperanza.

Como hermanos en un mismo Padre, pasemos a comulgar.

Mapa del mundo 5

imagen tomada de: <https://es.freeimages.com/photo/world-map-5-1570071&gt;

==================

Descargue estas moniciones en versión imprimible dando click aquí

==================