Monicionista litúrgico

Blog para compartir las moniciones para las misas dominicales y festivas

Acerca de

Este blog está pensado para aquellas personas y comunidades que, por algún motivo, requieren de una ayuda con las moniciones que orientan la liturgia dominical. A pesar de brotar en un contexto muy local (Bogotá, Colombia), se procurarán abordar los asuntos más relevantes de las celebraciones eclesiales de toda la Iglesia y la Conferencia Episcopal Colombiana, atendiendo, ante todo, al espíritu de comunión que debe caracterizar y dinamizar nuestra fe. Es por esto, que estas moniciones se proponen como un ministerio más para el servicio de la Palabra de Dios en el marco de la oración por excelencia: la Eucaristía y el encuentro como comunidad de fe y misericordia. Esperamos que estas sencillas palabras sean de provecho para adentrarse en el misterio inmenso del amor de Dios.

Historia del Blog

Este espacio virtual nació en el Adviento de 2014, en el seno de una de las pequeñas comunidades eclesiales de la Parroquia San Jerónimo (Diócesis de Engativá, Bogotá – Colombia): la Kononía de san Ignacio, la cual, al verse ante la decisión de sus miembros de tomar diversos rumbos, dejó semillas de esperanza en la porción que el Señor. Desde el 2016 se trata de un ejercicio personal para la mayor gloria de Dios en la comunión de los santos, de modo que pueda seguir viviendo en la Iglesia los dones que he recibido por medio del santo bautismo.

Paz y Bien

+ + + +

Explicación del emblema del blog El Monicionista

El emblema de nuestra comunidad tiene el centro el anagrama del Dulce Nombre de Jesús usado por san Bernardino de Siena OFM y posteriormente usado por San Ignacio de Loyola S.I. como emblema para su Compañía de Jesús. Este anagrama está rodeado de cuatro cruces (Dos pequeñas, una blanca y una grande que rodea las demás): signo de los cuatro Evangelios, nuestro lugar de encuentro con Cristo; del mismo modo, estas cruces representan los pilares sobre los que se funda nuestra koinonía: Vida de Oración y encuentro con Dios, Vida Fraterna, Vida Apostólica y Vida de Formación cristiana.

El anagrama está rodeado de doce rayos, que representan las doce columnas de la Iglesia y nuestra adhesión a la Iglesia Católica, Apostólica y Romana. Además que nos recuerda que el SOL que brilla sobre nosotros es Cristo, el Hijo de María Virgen y José, descendiente de David. Todo esto trae a nuestra memoria las palabras del Evangelista:

“Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,

nos visitará el sol que nace de lo alto

para iluminar a los que viven en tiniebla

y en sombra de muerte,

para guiar nuestros pasos

por el camino de la paz”. (Lc 1, 78-79)

Enmarcando el SOL encontramos cuatro letras: A. M. D. G. (Ad Maiorem Dei Gloriam), lema de San Ignacio de Loyola y la Compañía de Jesús; del mismo modo es nuestro mayor anhelo: que en todo lo que seamos, hagamos y vivamos se dé la gloria a nuestro Dios.

Se trata, pues, de una catequesis gráfica en torno a Cristo y a su Iglesia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: