Publicaciones etiquetadas con: Reflexiones

Domingo de ramos en la Pasión del Señor (C)

DOMINGO DE RAMOS EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

CICLO C (2016)

Lc 19, 28-40 // Is 50, 4-7 / Sal 22 (21) / Flp 2, 6-11 // Lc 22, 14-23, 56

«y todos proclamen que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre» (Flp 2, 11)

DUCCIO di Buoninsegna
Entry into Jerusalem (scene 1)
1308-11
Tempera on wood, 100 x 57 cm
Museo dell'Opera del Duomo, Siena

MONICIÓN AL INICIAR LA CELEBRACIÓN (Tomada del misal Romano)

Queridos hermanos: desde el principio de la cuaresma nos venimos preparando con la oración y con obras de penitencia y caridad. Hoy nos reunimos para iniciar con toda la Iglesia la celebración anual del misterio pascual: la pasión, muerte y resurrección del Señor. Estos misterios santos empezaron con Jesús en Jerusalén. Con fe y devoción hagamos memoria de esta entrada triunfal: acompañemos al Señor en su pasión y en su cruz para tener parte en su triunfo sobre la muerte. Sigue leyendo

Categorías: Moniciones, Reflexiones | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

XXV Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Reflexión

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
CICLO B

MOSAIC ARTIST, Italian
Apse mosaic (detail)
1145-60
Mosaic
Cathedral, Cefalù

Lectura de la carta del Apóstol Santiago 3, 16 -4, 3
3,13: ¿Hay entre ustedes alguien sensato y prudente? Demuestre con su buena conducta que actúa guiado por la humildad propia de la sabiduría. 3,14: Pero si ustedes dejan que la envidia los amargue y hacen las cosas por rivalidad, no se engañen ni se burlen de la verdad. 3,15: Ésa no es sabiduría que baja del cielo, sino terrena, animal, demoníaca. 3,16: Donde hay envidia y rivalidad, allí hay desorden y toda clase de maldad.
3,17: La sabiduría que procede del cielo es ante todo pura; además es pacífica, comprensiva, dócil, llena de piedad y buenos resultados, sin discriminación ni fingimiento.
3,18: Los que trabajan por la paz, siembran la paz y cosechan la justicia.
4,1: ¿De dónde nacen las peleas y las guerras, sino de los malos deseos que siempre están luchando en su interior?
4,2: Ustedes quieren algo y si no lo obtienen asesinan; envidian, y si no lo consiguen, pelean y luchan. No tienen porque no piden. 4,3: O, si piden, no lo obtienen porque piden mal, porque lo quieren para gastarlo en sus placeres.
4,4: ¡Adúlteros! ¿No saben que ser amigo del mundo es ser enemigo de Dios?, por tanto, quien quiera ser amigo del mundo se convierte en enemigo de Dios.
4,5: Por algo dice la Escritura: Dios quiere celosamente a nuestro espíritu; 4,6: y en hacer favores nadie le gana. Por eso dice: Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes.
4,7: Sométanse a Dios. Resistan al Diablo y huirá de ustedes; 4,8: acérquense a Dios, y se acercará a ustedes.
Purifiquen sus manos, pecadores, y santifiquen sus conciencias, indecisos.
4,9: Reconozcan su miseria, hagan duelo y lloren. Que su risa se convierta en llanto y su gozo en tristeza.
4,10: Humíllense delante del Señor y él los levantará.
4,11: Hermanos, no hablen mal unos de otros. Quien habla mal o juzga al hermano, habla mal y juzga a la ley. Y si juzgas a la ley, no eres cumplidor de la ley, sino su juez.
4,12: Uno es el legislador y juez, con autoridad para salvar y condenar. ¿Quién eres tú para juzgar al prójimo?

PALABRA DE DIOS

LOS QUE TRABAJAN POR LA PAZ, SIEMBRAN LA PAZ Y COSECHAN LA JUSTICIA. (Stg 3,18)

Si bien este domingo se nos presentan solo seis versículos, conviene que nos detengamos a considerar esta perícopa en un sentido más amplio, para ello hemos puesto otro color a los versículos que la circundan.

Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

XXIV Domingo del tiempo Ordinario (B) : Reflexión

XXIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Lectura de la carta del Apóstol Santiago 2, 14-18

Hermanos míos, ¿de que le sirve a uno decir que tiene fe si no tiene obras? ¿Podrá salvarlo la fe? Supongan que un hermano o hermana andan medio desnudos, o sin el alimento necesario, y uno de ustedes le dice: vayan en paz, abríguense y coman todo lo que quieran; pero no les da lo que sus cuerpos necesitan, ¿de qué sirve?

Lo mismo pasa con la fe que no va acompañada de obras, está muerta del todo. Uno dirá: tú tienes fe, yo tengo obras: muéstrame tu fe sin obras, y yo te mostraré por las obras mi fe.

PALABRA DE DIOS

LA RIQUEZA DE NUESTRA FE SE MANIFIESTA EN NUESTROS ACTOS

Dice Mt. 5,16: “Brille igualmente la luz de ustedes ante los hombres, de modo que cuando ellos vean sus buenas obras, glorifiquen al Padre de ustedes que está en el cielo”. Y también en 7,21: “No todo el que me diga: ¡Señor, Señor!, entrará en el reino de los cielos, sino el que cumpla la voluntad de mi Padre del cielo”. Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

XXIII Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Reflexión

XXIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Lectura de la carta del Apóstol Santiago 2, 1-5

Hermanos, si realmente creen en Jesús, nuestro Señor, el Cristo glorioso, no hagan diferencias entre personas. Supongamos que entra en su asamblea un hombre muy bien vestido y con un anillo de oro y entra también un pobre con ropas sucias, y ustedes se deshacen en atenciones con el hombre bien vestido y le dicen: «Tome este asiento, que es muy bueno», mientras que al pobre le dicen: «Quédate de pie», o bien: «Siéntate en el suelo a mis pies». Díganme, ¿no sería hacer diferencias y discriminar con criterios pésimos?

Miren, hermanos, ¿acaso no ha escogido Dios a los pobres de este mundo para hacerlos ricos en la fe? ¿No les dará el reino que prometió a quienes lo aman?

PALABRA DE DIOS

¿tolerantes cristianos?

ANTONIO VENEZIANO
Apostle James the Greater
c. 1384
Poplar panel, 51 x 33 cm
Staatliche Museen, Berlin

Conversando con un amigo sobre esta segunda lectura de la carta de Santiago, hablabamos sobre la necesidad que tenemos los cristianos de abrir las puertas de la Iglesia y ellos implica tolerar a algunos hermanos; sin embargo, la palabra tolerancia, tan de moda en los medios de comunicación, trabajada a son de fuerza y censura por lo filósofos de la Ilustración, tan manipulada hoy por los mass media y los discursos de poder, ¿será la más apropiada para nuestro contexto cristiano?

Por tolerancia nos referimos al acto de soportar a quienes por sus ideas, palabras, opciones y actitudes van en contravía de nuestro bienestar, evitando en gran medida la confrontación violenta con la parte agresora. Esto a nivel civil es urgente para la sana convivencia entre los ciudadanos; sin embargo, para llegar a este valor es necesario una medidad mínima de indiferencia o desdén frente al sujeto o situación que nos incomoda; pero en todo esto donde queda la virtud? Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

XXI Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Reflexión

XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 5, 21–33

Expresen su respeto a Cristo siendo sumisos los unos a los otros. Sométanse así las esposas a sus maridos, como al Señor.

El hombre es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia, cuerpo suyo, del cual es asimismo salvador. Que la esposa, pues, se someta en todo a su marido, como la Iglesia se somete a Cristo.

Maridos, amen a sus esposas como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella. Y después de bañarla en el agua y la Palabra para purificarla, la hizo santa, pues quería darse a sí mismo una Iglesia radiante, sin mancha ni arruga ni nada parecido, sino santa e inmaculada.

Así deben también los maridos amar a sus esposas como aman a sus propios cuerpos: amar a la esposa es amarse a sí mismo. Y nadie aborrece su cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida. Y eso es justamente lo que Cristo hace por la Iglesia, pues nosotros somos miembros de su cuerpo.

La Escritura dice: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre para unirse con su esposa y los dos formarán un solo ser. Es éste un misterio muy grande, pues lo refiero a Cristo y a la Iglesia. En cuanto a ustedes, cada uno ame a su esposa como a sí mismo, y la mujer, a su vez, respete a su marido.

PALABRA DE DIOS

Featured Image -- 856

LA RIQUEZA DE PERTENECER A LA FAMILIA DE CRISTO

Un fraternal saludo en Cristo, Jesús. Para este vigésimo primer domingo del Tiempo Ordinario, la riqueza de la Liturgia de la Palabra nos invita a reflexionar sobre nuestra pertenencia a Cristo y el sentido de identidad que tenemos como cristianos. Servir a Dios reconociendo que es Él el único Dios verdadero y por el cual poseemos todas nuestras bendiciones, es el primer gran paso para obtener los favores inmerecidos de un Dios infinitamente grande y misericordioso. Es justamente lo que hace Josué ante el pueblo de Israel cuando los convoca para anunciar que él y su familia seguirán sirviendo a este Dios que los liberó de la esclavitud y les ha otorgado grandes beneficios. Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

Asunción de la B.V.M. : 15 Agosto

ASUNCIÓN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

(2015)

Ap 11, 19a; 12, 1. 3-6a. 10ab / Sal 44 /1Co 15, 20-27a // Lc 6, 1, 39-56

«Proclama mi alma la grandeza del Señor» (Lc 1, )

ASAM, Egid Quirin
Assumption of the Virgin
1717-25
Marble and stucco
Pilgrimage-church, Rohr, Bavaria

MONICIÓN DE ENTRADA

Hoy damos gracias a os por la presencia de María en la Iglesia. Ella, llevada al cielo por gracia de Dios, está a los pies de Cristo pidiendo por nosotros, sus hijos adquiridos en la cruz. Celebrar la Asunción es colocar nuestros ojos en la llena de gracia y recordar que nuestra meta es la misma presencia de nuestro Señor.

Con la alegría del Espíritu de Dios, proclamemos sus maravillas.

  Sigue leyendo

Categorías: Moniciones, Reflexiones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

XIX Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Reflexión

XIX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
CICLO B

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 4, 30–5, 2

Hermanos: No pongáis triste al Espíritu Santo. Dios os ha marcado con él para el día de la liberación final.
Desterrad de vosotros la amargura, la ira, los enfados e insultos y toda la maldad. Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo.
Sed imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave olor.
PALABRA DE DIOS

LA VIDA NUEVA EN CRISTO: SELLO EN EL ESPÍRITU SANTO

DUMONT, Jacques
The Sacrament of Confirmation
-
Oil on canvas, 113 x 144 cm
Private collection

Continuamos con la lectura de la carta a los Efesios y, dentro de ella, la sección denominada: La vida nueva en Cristo. San Pablo, continúa exhortando a la comunidad Cristiana de Éfeso a permanecer fiel a la vocación a la que ha sido llamada (Cf. Ef 4, 1): la unidad de la Iglesia; por este motivo, aquel -hombre o mujer- que se ha revestido del hombre nuevo (cf. Ef 4, 22-24) mediante las aguas del bautismo por su adhesión a Cristo debe, ante todo ser su imitador. Imitación, no en el sentido de ser un remedo cómico de su vida, sino imitador por su capacidad de amar (cf. Ef 4, 32-5, 2). Sin embargo, para evitar excesos y pecados en nombre del amor -de los que conocemos bastante al leer la historia trágica de algunas personas-, San Pablo da la pauta. El amor cristiano es el que nos hace desvestirnos del hombre viejo: de quien roba, de quien miente, de quien maltrata en aras de su egoísmo y de su ira al hermano, de quien se deja vencer por la envidia o el chisme. Inmenso derrotero para llamar al tablero a nuestras comunidades actuales. Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

XVIII Domingo del Tiempo Ordinario (B): Reflexión

POR EL BAUTISMO SOMOS “HARINA DE OTRO COSTAL”

 
MOSAIC ARTIST, Italian
Nave, south side aisle (detail)
1140-70
Mosaic
Cappella Palatina, Palermo

La Liturgia de la Palabra este domingo XVIII del Tiempo Ordinario del Ciclo B, nos invita a reflexionar en dos aspectos claves en la vida del cristianismo, principalmente, del cristianismo católico: El Bautismo y la Eucaristía.

  Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

XVII Domingo del Tiempo Ordinario (B) : Reflexión

XVII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

un solo cuerpo y un mismo espíritu, pues ustedes han sido llamados a una misma vocación y una misma esperanza” Ef 4, 4

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 4, 1-6

Yo, “el prisionero de Cristo”, les exhorto, pues, a que se muestren dignos de la vocación que han recibido. Sean humildes y amables, sean comprensivos y sopórtense unos a otros con amor. Mantengan entre ustedes lazos de paz y permanezcan unidos en el mismo espíritu: un solo cuerpo y un mismo espíritu, pues ustedes han sido llamados a una misma vocación y una misma esperanza.

Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está por encima de todo, lo penetra todo y está en todo.

PALABRA DE DIOS

Dice el filósofo francés Guilles Lipovetsky en su libro La era del vacío, que el proceso de “civilización” de Occidente radica en su apuesta por el individualismo; cada vez más la sociedad occidental ha creado estructuras para satisfacer al individuo.

Si consideramos estos desde una mirada cristiana, la civilización moderna está lanzada a la desesperanza del encierro. El ego eleva sus murallas hasta alturas inimaginables, dejando al yo encerrado, imposibilitando el encuentro con los otros y con el misterio. Se nos puede decir: en el centro comercial yo encuentro a muchas personas. Muy posiblemente es cierto, esos espacios se han convertido en necesarios para nuestra socialización: una comida, un regalo, un filme; sin embargo, cuando este redunda solo en el consumo, nos agota, nos asfixia, nos deja solos. Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

XVI Domingo del Tiempo Ordinario (B): Reflexión

XVI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

Él (Cristo) es nuestra paz” Ef 2, 14 a

DELACROIX, Eugène
Christ on the Cross
1839
Graphite
Kunsthalle, Bremen

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 2, 13-18

Hermanos: Ahora estáis en Cristo Jesús. Ahora, por la sangre de Cristo, estáis cerca los que antes estabais lejos. Él es nuestra paz. Él ha hecho de los dos pueblos, Judíos y Gentiles, una sola cosa, derribando con su cuerpo el muro que los separaba: el odio. Él ha abolido la Ley con sus mandamientos y reglas, haciendo las paces, para crear, en él, un solo hombre nuevo.

Reconcilió con Dios a los dos pueblos, uniéndolos en un solo cuerpo mediante la cruz, dando muerte, en él, al odio. Vino y trajo la noticia de la paz; paz a vosotros los de lejos, paz también a los de cerca. Así, unos y otros, podemos acercarnos al Padre con un mismo Espíritu.

PALABRA DE DIOS

Seguimos con el recorrido que nos traza la segunda lectura de cada domingo. Hoy, XVI del Tiempo Ordinario continuamos con la carta a los Efesios. La semana anterior, veíamos el himno cristológico (Ef 1, 3, 14); en cual el plan salvación del Padre es manifestado en su Hijo, por cuyo amor hemos sido sellados con el Espíritu Santo. Es necesario tener presente este contexto, de modo que la exposición que hoy escuchamos de Pablo tenga sentido.

Esta carta, redactada mientras Pablo estaba en la prisión, deja ver una de sus preocupaciones: la división constante que en la Iglesia se daba entre los cristianos de origen judío y los no judíos (paganos, gentiles). El plan de Dios, expuesto con maestría en el primer capítulo de la carta, tiene cabida para todos los pueblos, los cuales han sido reconciliados por la sangre de nuestro Señor y maestro derramada en la cruz. Es el misterio de la Pascua lo que no sólo no ha reconciliado con el Padre, sino que también lo ha hecho entre nosotros mismos; de ahí que el apóstol lance una afirmación categórica: “Él (Cristo) es nuestra paz”. Es Jesucristo quien nos congrega con su mensaje, a precio de su sangre ¿Por qué los cristianos deben proseguir el camino del odio y las disputas por razas o ideologías? ¿Este es el testimonio que conviene a los que fuimos adquiridos con tan alto sacrificio?

Hoy, estas preguntas nos deben parecer muy actuales. Lamentablemente, a los católicos no nos creen mucho. Decimos que todos deben creer en Cristo, pero ¿como sus seguidores no deberíamos engrandecer su Nombre con nuestras acciones? Lamentablemente, entre católicos, encontramos anti-testimonios: hombres y mujeres quienes portando una cruz en sus cuellos, una imagen de la santísima Virgen María u otro sacramental, no son plenamente conscientes de la identidad del discípulo de Cristo, quien “sintió compasión de las gentes, pues estaban como ovejas sin pastor” (cf. Mc 6, 34b), llegando a generar rencillas y divisiones, no sólo en el ámbito civil, sino aun en las mismas comunidades cristianas. ¡Cuántas conciencias atraeríamos con sólo una pizca de humildad, caridad, calidez o apacibilidad en nuestras acciones!

Pero cuidado, ahora no sea que nos dividamos entre quienes dan testimonio y quienes no, quienes son puros y quienes no; todos necesitamos de la misericordia de Dios y, a su vez, estamos llamados a comunicar esa misericordia… Duro trabajo para personas que moramos en un mundo donde el ego es la medida de todas la cosas, pero que, asumiendo nuestro bautismo sabemos que estamos llamados a ser hombres nuevos (Ef 2, 15 c); ardua tarea de pacificación, pero tranquilos, ya lo habíamos escuchado un par de semana atrás:

Y precisamente para que no me pudiera orgulloso después de tan extraordinarias revelaciones, me fue clavado en la carne un aguijón, verdadero delegado de Satanás, cuyas bofetadas me guardan de todo orgullo. Tres veces rogué al Señor que lo alejara de mí, pero me dijo: –«Te basta mi gracia, mi mayor fuerza se manifiesta en la debilidad».

Con mucho gusto, pues, me preciaré de mis debilidades para que me cubra la fuerza de Cristo. (2Co 12, 7-9

Puestos en las manos de nuestro Señor, invoquemos el don de su sabiduría, para que nos inspire acciones de paz, de justicia, de fraternidad; acciones que den testimonio de cómo hemos abrazado su salvación. Que la Inmaculada Virgen María, san José y san Juan XXIII rueguen por nosotros para que nos ayuden a ser santos leyendo con fidelidad al Evangelio los signos de los tiempos. Amén.

==========================

Vea las MONICIONES litúrgicas propuestas para este domingo

=============================

Kiononía san Ignacio

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

XV Domingo del Tiempo Ordinario (B) Reflexión

XV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
CICLO B

BENDITO SEAS, MI SEÑOR
POR EL TESORO DE TU AMOR

ANGELICO, Fra
St Lawrence Receives the Treasures of the Church
1447-50
Fresco
Cappella Niccolina, Palazzi Pontifici, Vatican

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 1, 3-14

Bendito sea Dios, Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en la persona de Cristo con toda clase de bienes espirituales y celestiales.
Él nos eligió en la Persona de Cristo –antes de crear el mundo– para que fuésemos consagrados e irreprochables ante él por el amor.
Él nos ha destinado en la Persona de Cristo –por pura iniciativa suya– a ser sus hijos, para que la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en su querido Hijo, redunde en alabanza suya.
Por este Hijo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia ha sido un derroche para con nosotros, dándonos a conocer el Misterio de su Voluntad.
Este es el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegase el momento culminante: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.
[Con Cristo hemos heredado también nosotros. A esto estábamos destinados por decisión del que hace todo según su voluntad. Y así, nosotros, los que ya esperábamos en Cristo, seremos alabanza de su gloria. Y también vosotros –que habéis escuchado la Verdad, la extraordinaria noticia de que habéis sido salvados, y habéis creído– habéis sido marcados por Cristo con el Espíritu Santo prometido, el cual –mientras llega la redención completa del pueblo, propiedad de Dios– es prenda de nuestra herencia.]

PALABRA DE DIOS

En el Tiempo Ordinario la liturgia se viste de diferentes matices, los cuales nos ayudan a profundizar en nuestro acercamiento al misterio de la salvación. Nosotros continuamos el camino de seguimiento a las segundas lecturas de la Liturgia de la Palabra dominical; en este caso, al himno cristológico de la carta de san Pablo a los Efesios.

Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

XIV Domingo del Tiempo Ordinario (B): Reflexión

XIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO B

TE BASTA MI GRACIA

TINTORETTO
The Martyrdom of St Paul
c. 1556
Oil on canvas, 430 x 240 cm
Madonna dell'Orto, Venice

Hermanos: Por la grandeza de estas revelaciones, para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne: un emisario de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces le he pedido al Señor verme libre de él y me ha respondido:

Te basta mi gracia: la fuerza se realiza en la debilidad.

Por eso, muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo.

Por eso vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte.

2Co 12, 7-10

Seguimos en el camino del Tiempo Ordinario. La luz de la Pascua no se ha difuminado; antes bien, su fulgor aún relumbra en nuestro caminar de fe. Hoy, al celebrar el XIV domingo, el misterio pascual asoma con todo su misterio y novedad en las palabras del Apóstol Pablo.

Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

XII Domingo del Tiempo Ordinario (B): Reflexión

Toda persona que está en Cristo es una creación nueva (2Co 5, 17a)

XII Domingo del Tiempo Ordinario (Ciclo B)

Continuando con nuestro camino de acercamiento a la obra de las comunidades apostólicas, este XII Domingo del tiempo ordinario, escucharemos la siguiente lectura:

“El amor de Cristo nos urge, y afirmamos que si él murió por todos, entonces todos han muerto. El murió por todos, para que los que viven no vivan ya para sí mismos, sino para él, que por ellos murió y resucitó.
Así que nosotros no miramos ya a nadie con criterios humanos; aun en el caso de que hayamos conocido a Cristo personalmente, ahora debemos mirarlo de otra manera. Toda persona que está en Cristo es una creación nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha llegado.”
2Co 5, 14-17 (versión: Biblia Latinoamericana)

GÉRARD, Marguerite
Lady Reading in an Interior
1795-1800
Oil on canvas, 62 x 51 cm
Private collection

* * *

En este domingo, si bien, la mayoría de lecturas nos centran en la obediencia que la creación presentan ante la Palabra de Jesús, nosotros buscamos ubicarnos en las palabras de Pablo, el cual, busca antes que nada formar a comunidades que han ido haciendo un recorrido de discipulado y saben que ese Jesús, a quien el viento y el mar le obedecen, es el Cristo: el Ungido de Dios, el Mesías libertador.

Para iniciar, vale la pena decir que es Cristo el centro de la fe cristiana; si bien el Papa Francisco ha insistido que la identidad cristiana no se basa en signos, ni mensajes de videntes, algunos cristianos parecen dar mayor centralidad a estas expresiones de la fe y la devoción, que a las fuentes mismas de donde brotan los misterios de nuestra redención: la Sagrada Escritura.

Algunos aluden su desidia a acercarse a la Palabra de Dios, debido a su desconocimiento; otros, a que consideran ese ejercicio como algo propio de las Iglesias protestantes y poco a fin a su vivencia como católico; y otros, aún peores, afirman que su lectura puede llevar a la demencia; finalmente, algunos más cómodos han optado por libritos de bellas reflexiones pero de poco contenido bíblico; pero entre unos y otros se cae en errores en los que el mismo diablo hace su obra de confusión.

Se afirma que san Jerónimo dijo: “Desconocer las Escrituras, es desconocer a Cristo” y pues bien, muchos hemos caído en el error, el pecado de desconocer a ambos. Dicho desconocimiento socava las fuentes de la espiritualidad que decimos abrazar: la Cristiana. Si alzamos la mirada hacia nuestros hermanos que han sido reconocido por sus méritos: los santos, nos encontramos con personajes que, movidos por su amor a Cristo, encontraron en la Sagrada Escritura un motivo para ser cristianos auténticos: San Antonio de Padua, santa Teresa de Jesús, San Juan Bosco, Santa Luisa de Marillac, San Ignacio de Loyola y Santa Catalina de Siena, son magníficos ejemplos de relación constante con la Palabra de Dios desde sus diferentes carismas. Cuando esta misma palabra se hace carne en el creyente; es decir, cuando se medita, se ora y se hace vida (Clave fundamental en el método de oración de los monjes cristianos y que llamamos Lectio Divina), cuando se estudia a la luz de la tradición de la Iglesia y se comparte con los hermanos de la comunidad de fe, entonces, los creyentes tenemos la posibilidad de convertirnos en criaturas nuevas, es decir, de mirarnos en el espejo del mismo Cristo, como afirmaba santa Clara de Asís en su tercera carta a Inés de Praga:

… fija tu mente en el espejo de la eternidad, fija tu alma en el esplendor de la gloria (cf. Heb 1,3), fija tu corazón en la figura de la divina sustancia (cf. Heb 1,3), y transfórmate toda entera, por la contemplación, en imagen de su divinidad (cf. 2 Cor 3,18), para que también tú sientas lo que sienten los amigos cuando gustan la dulzura escondida (cf. Sal 30,20) que el mismo Dios ha reservado desde el principio para quienes lo aman (cf. 1 Cor 2,9). Y dejando absolutamente de lado a todos aquellos que, en este mundo falaz e inestable, seducen a sus ciegos amantes, ama totalmente a Aquel que por tu amor se entregó todo entero (cf. Gál 2,20), cuya hermosura admiran el sol y la luna, cuyas recompensas y su precio y grandeza no tienen límite (cf. Sal 144,3); hablo de aquel Hijo del Altísimo a quien la Virgen dio a luz, y después de cuyo parto permaneció Virgen” (n. 12-17).

¿Acaso con esto ya no podemos “verlo de otra manera” (2 Co 5, 16b)?, no solo como una bella imagen que engalana nuestros templos y habitaciones, sino también, como nuestro redentor, el Dios-Hombre que se deja encontrar para explicarnos las Escrituras y partirnos el pan (Cf. Lc 24, 13-35).

La invitación, este domingo a ser criaturas nuevas, será reconocer a Cristo en su Palabra, a tomar nuestras Biblias, a leer el evangelio del día o ese que recordamos con tanto cariño, de modo que “…el alimento de las Escrituras, que ilumine la mente, robustezca las voluntades y encienda los corazones de los hombres en el amor de Dios” (Concilio Vaticano II. Dei Verbum, 23).

Que el amor que profesamos a Cristo nos apremie a reconocerle en nuestra liturgia de la Palabra y del Pan compartido.

    SALMO 118, 105-112


Lámpara es tu palabra para mis pasos,
luz en mi sendero;
lo juro y lo cumpliré:
guardaré tus justos mandamientos;
¡estoy tan afligido!
Señor, dame vida según tu promesa.

Acepta, Señor, los votos que pronuncio,
enséñame tus mandatos;
mi vida está siempre en peligro,
pero no olvido tu voluntad;
los malvados me tendieron un lazo,
pero no me desvié de tus decretos.

Tus preceptos son mi herencia perpetua,
la alegría de mi corazón;
inclino mi corazón a cumplir tus leyes,
siempre y cabalmente.

BONDOL, Jean
Bible of Jean de Vaudetar
1372
Manuscript (Ms. 10 B 23), 292 x 215 mm
Museum Meermanno-Westreenianum, The Hague

========================================

Vea las moniciones para el XII Domingo del Tiempo Ordinario

========================================

Kiononía san Ignacio

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

XI Domingo del Tiempo Ordinario (B): Reflexión

https://i1.wp.com/thumbs.dreamstime.com/z/ciclo-vital-de-la-mariposa-1011270.jpg

Lectura de la segunda carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 5, 6-10

Así que en todo momento estamos llenos de confianza sabiendo que, mientras el cuerpo sea nuestra morada, nos hallamos lejos del Señor y caminamos guiados por la fe y no por lo que vemos. Rebosamos confianza, a pesar de todo, y preferiríamos abandonar el cuerpo para ir a vivir junto al Señor. Por eso, tanto si vivimos en este cuerpo como si lo abandonamos, lo que deseamos es agradar al Señor. Porque todos nosotros tenemos que presentarnos ante el tribunal de Cristo para que cada uno reciba el premio o el castigo que le corresponda por lo que hizo durante su vida mortal. (Versión: BHTI)

* * *

Celebramos el XI Domingo del Tiempo Ordinario. En este domingo uno de los elementos claves es el cambio, el tránsito; el cual se manifiesta tanto en el orden de lo litúrgico, como desde la Sagrada Escritura.

Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 1 comentario

Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor (B): Reflexión

Meditación en la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor

Corpus Christi

GRASSI, Nicola
Rosary Mother of God with Sts Dominic and Francis of Assisi
Oil on canvas, 110 x 161 cm
Narodna galerija Slovenije, Ljubljana

Francisco de Asís fue un profundo adorador del misterio de la Palabra hecha carne, lo cual le lleva a reconocer la presencia REAL de Cristo en las formas eucarísticas.
A continuación transcribimos algunas de sus reflexiones a propósito de la Solemnidad del Corpus Christi.

Meditemos con San Francisco de Asís sobre el amor del Señor hecho pan y vino.

Sigue leyendo

Categorías: Reflexiones, Santoral | Etiquetas: , , , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.