Publicaciones etiquetadas con: San José

San José, esposo de la Santísima Virgen María 2017 : Moniciones

Solemnidad de San José, Esposo de la Santísima Virgen María

2017

2S 7, 4-5a. 12-14a. 16 / Sal 89 (88) // Rm 4, 13. 16-18. 22 // Mt 1, 16. 18-21. 24a ó Lc 2, 41-51a

Su marido José, como era justo.»”. (Mt 1, 19a)

MARATTI, Carlo
Holy Family: St Joseph with the Christ Child
-
Oil on canvas, 112 x 86 cm
Private collection

MONICIÓN DE ENTRADA

Rompemos el rigor de la Cuaresma para llenarnos de gozo por esta solemnidad de San José, el bienaventurado padre de Jesús y esposo de la Santísima Virgen María, el justo. Él es modelo para la Iglesia de oración, paciencia, justicia y esperanza en la obra de Dios. Que al celebrar su memoria, nos unamos más a Aquel que por su encarnación nos ha revelado la bondad del Padre.

Llenos de alegría iniciemos nuestra acción de gracias.

 

MONICIÓN A LA LITURGIA DE LA PALABRA

Si bien la liturgia de la Palabra nos nos presenta a José con gran protagonismo, sí realza las virtudes por las cuales la Iglesia lo acoge como patrono universal: la custodia del hogar, la esperanza, la justicia, la prudencia y el temor de Dios. Encontrar el rostro de José en la Palabra de Dios, es acoger un modelo de santidad con el cual Dios quiere realizar su obra salvadora.

Escuchemos atentos.

Sigue leyendo

Categorías: Moniciones, Santoral | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Honor a San José : 1 Mayo

¡Oh San José! Aquí está tu puesto como Protector universalis Ecclesiae. Hemos querido ofrecerte a través de las palabras y documentos de nuestros inmediatos Predecesores del siglo pasado, de Pío IX a Pío XII, una corona de honor como eco de las muestras de afectuosa veneración que ya surgen de todas las naciones católicas y de todos los países de misión. Sé siempre nuestro protector. Que tu espíritu interior de paz, de silencio, de trabajo y oración, al servicio de la Santa Iglesia, nos vivifique siempre y alegre en unión con tu Esposa bendita, nuestra dulcísima e Inmaculada Madre, en el solidísimo y suave amor de Jesús, rey glorioso e inmortal de los siglos y de los pueblos. ¡Así sea!

Dado en Roma, junto a San Pedro, el 19 de marzo de 1961, tercer año de nuestra Pontificado.
IOANNES PP. XXIII
(tomado de: Carta apostólica Le Voci de SS San Juan XXIII. <http://w2.vatican.va/content/john-xxiii/es/apost_letters/1961/documents/hf_j-xxiii_apl_19610319_s-giuseppe.html&gt;)

C o a John XXIII.svg

Escudo pontificio de San Juan XXIII

Categorías: Documentos Eclesiales, Reflexiones, Santoral | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

San José, esposo de la SS. Virgen María : 19 Marzo

SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

SOLEMNIDAD

2016

Con ocasión de la Solemnidad de san José, Esposo de la Santísima Virgen María, encontrará una reflexión sobre la devoción a san José y las moniciones correspondientes a su celebración litúgica.

BAGLIONE, Giovanni
The Dream of St Joseph
c. 1599
Oil on canvas, 302 x 159 cm
Private collection

CARTA ENCÍCLICA

QUAMQUAM PLURIES

DEL SUMO PONTÍFICE

LEÓN XIII

SOBRE LA DEVOCIÓN A SAN JOSÉ

3. Las razones por las que el bienaventurado José debe ser considerado especial patrono de la Iglesia, y por las que a su vez, la Iglesia espera muchísimo de su tutela y patrocinio, nacen principalmente del hecho de que él es el esposo de María y padre putativo de Jesús. De estas fuentes ha manado su dignidad, su santidad, su gloria. Es cierto que la dignidad de Madre de Dios llega tan alto que nada puede existir más sublime; mas, porque entre la santísima Virgen y José se estrechó un lazo conyugal, no hay duda de que a aquella altísima dignidad, por la que la Madre de Dios supera con mucho a todas las criaturas, él se acercó más que ningún otro. Ya que el matrimonio es el máximo consorcio y amistad —al que de por sí va unida la comunión de bienes— se sigue que, si Dios ha dado a José como esposo a la Virgen, se lo ha dado no sólo como compañero de vida, testigo de la virginidad y tutor de la honestidad, sino también para que participase, por medio del pacto conyugal, en la excelsa grandeza de ella. El se impone entre todos por su augusta dignidad, dado que por disposición divina fue custodio y, en la creencia de los hombres, padre del Hijo de Dios. De donde se seguía que el Verbo de Dios se sometiera a José, le obedeciera y le diera aquel honor y aquella reverencia que los hijos deben a sus propio padres. De esta doble dignidad se siguió la obligación que la naturaleza pone en la cabeza de las familias, de modo que José, en su momento, fue el custodio legítimo y natural, cabeza y defensor de la Sagrada Familia. Y durante el curso entero de su vida él cumplió plenamente con esos cargos y esas responsabilidades. El se dedicó con gran amor y diaria solicitud a proteger a su esposa y al Divino Niño; regularmente por medio de su trabajo consiguió lo que era necesario para la alimentación y el vestido de ambos; cuidó al Niño de la muerte cuando era amenazado por los celos de un monarca, y le encontró un refugio; en las miserias del viaje y en la amargura del exilio fue siempre la compañía, la ayuda y el apoyo de la Virgen y de Jesús. Ahora bien, el divino hogar que José dirigía con la autoridad de un padre, contenía dentro de sí a la apenas naciente Iglesia. Por el mismo hecho de que la Santísima Virgen es la Madre de Jesucristo, ella es la Madre de todos los cristianos a quienes dio a luz en el Monte Calvario en medio de los supremos dolores de la Redención; Jesucristo es, de alguna manera, el primogénito de los cristianos, quienes por la adopción y la Redención son sus hermanos. Y por estas razones el Santo Patriarca contempla a la multitud de cristianos que conformamos la Iglesia como confiados especialmente a su cuidado, a esta ilimitada familia, extendida por toda la tierra, sobre la cual, puesto que es el esposo de María y el padre de Jesucristo, conserva cierta paternal autoridad. Es, por tanto, conveniente y sumamente digno del bienaventurado José que, lo mismo que entonces solía tutelar santamente en todo momento a la familia de Nazaret, así proteja ahora y defienda con su celeste patrocinio a la Iglesia de Cristo. Sigue leyendo

Categorías: Moniciones, Reflexiones, Santoral | Etiquetas: , , , , , | Deja un comentario

Solemnidad de San José, Esposo de la Virgen María

SAN JOSÉ, ESPOSO DE LA VIRGEN MARÍA

CICLO B

2 Sam 7, 4-5a. 12-14a. 16 / Sal 88 / Rm 4, 13. 16-18.22 // Mt 1, 16. 18-21. 24a

 «José hizo lo que le había mandado el ángel del Señor»

 (Lienzo cuzqueño que representa a San José 
con el Niño Jesús. Fuente: Wikipedia)

MONICIÓN DE ENTRADA

Hermanos. Celebramos hoy la Solemnidad de San José, la cual desde ya el año 1030 era acogida por algunas comunidades de orden contemplativo y en 1621 bajo el Papado de Gregorio VI adquiere carácter de solemnidad. José que custodio de la Sagrada Familia, es considerado el patrono de la Iglesia Católica. Numerosos santos como: Francisco de Asís, Buenaventura, Bernardino de Siena, Teresa de Jesús y Papas como: León XIII, Juan XXIII y Francisco han propagado la admiración por este santo.

Demos gracias al Dios eterno por este gran protector de la Iglesia y los hogares.

Sigue leyendo

Categorías: Moniciones | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.